Fútbol, política y racismo: Así se vive el Derbi de Belgrado

FerChcMartes, 11 de abril de 2017 7:03

shares
Noticias racismo del derbi de belgrado


A 20 años de la guerra de Bosnia (1992-1995) que dejó un saldo de 10 mil muertos, dos millones de refugiados y crímenes de lesa humanidad, la más grande después de la segunda guerra mundial en Europa, la estabilidad política se retomó en el año 2000 justo el año del derrocamiento del dictador Slodoban Milocevic, después del conflicto, en los años venideros. La ciudad de Belgrado es centro de una mescolanza cultural y religiosa única en Europa del Este, debido a su influencia serbia, yugoslava, montenegrina, croata, macedonia, herzegovina y musulmana. 

Dicha multiculturalidad étnica ha generado divisiones sociales, donde la segregación y el racismo imperan de manera desordenada, viéndose reflejada en el dinamismo de la ciudad. Una de ellas reside en las rivalidades deportivas más pasionales y únicas del orbe, donde para muchos es más que 'un estilo de vida', es defender con orgullo sus colores, humillando de la peor manera posible al enemigo directo regional.
El 'Derbi Eterno de Belgrado' protagonizado por el Estrella Roja y el FK Partizan, son los dos clubes de la ciudad que conforman una de las rivalidades más feroces y extremas en el mundo del balón. A pesar de su mutuo odio, comparten la misma ideología ultraderechista y nacionalista, basada en intolerancia política y racismo, así como su desprecio y hastío por el comunismo.


Ultraconservadurismo, batuta de la afición Belgradense

De acuerdo con datos de la UEFA, el Estrella roja es el más ganador con 27 títulos de liga, 22 de copa local, una copa de Europa en 1991 y una copa Intercontinental, el 48,2 por ciento de la población son 'Delijes', los ultras más fervientes el club rojo, miembros o exmiembros de la policía local. Su afición es considerada la más racista y ultraconservadora de toda Serbia e incluso de Europa, formada por miembros del grupo religioso ortodoxo Obraz de Mladen Obradovic y el Movimiento Nacional Serbio. Sus cánticos citan a grupos de rock neo-nazis como ''muerte a los maricones'' y ''la caza ha comenzado'', el resto de la afición les considera 'Hooligans anti-comunistas'. La directiva como los socios del club no admiten jugadores de color o que no sean de origen blanco. El estadio Rajko Mitić, durante la década de los setenta, fue centro de reclutamiento nacionalista serbio y refugio de los disidentes del régimen. 

El FK Partizan de Belgrado, por su parte, es el segundo club más ganador del país con 24 ligas nacionales y 12 copas locales. Los 'Grobari' son los ultras del club blanquinegro que en su mayoría son exmilitares, su acción más radical data de la temporada 1982-1983, cuando después de un partido correspondiente a la Copa de la UEFA contra el HNK Hajduk Split de Croacia, participaron en actos vandálicos destrozando el centro de la ciudad y secuestrando aficionados del club croata. Sus invasiones en los encuentros contra el Estrella Roja en el terreno de juego son habituales. La directiva del equipo es constantemente investigada por actos de corrupción y desvío de fondos para apoyar grupos ultranacionalistas locales, socios del club.

El Derbi Eterno de Belgrado
 
"La ciudad se paraliza y se siente un ambiente de guerra campal", relata Eli Mengem, presentador del programa 'Derby Days'. "Si quieres experimentar el ambiente real de la ciudad, ir a derbi eterno, es lo que necesitas", le responde un aficionado del Partizan. "La sangre caliente que reside en los habitantes de Europa central es un detonante ideal para estallar las pasiones en un partido como éste, desafortunadamente la imagen que damos al mundo no es de un buen fútbol ni goles de calidad, sino de una violencia desmedida sin precedentes. Después de la guerra, la gente desquitaba su descontento en los partidos. Hoy en día, la gente de Belgrado se muestra hospitalaria y amable, no todo es malo, no todo es fútbol". Explica Marko Nikolovki, exentrenador del Estrella Roja. 

Mengem, asiste al Derbi donde el resultado termina 2-1 favor el Partizan. "La adrenalina se siente al máximo tanto mental y físicamente, después de formar parte en un partido como éste. La afición, los jugadores e incluso la directiva nos ha tratado de una manera increíble y sobre todo se muestran orgullosos de mostrar su ciudad y sus equipos.
Hubo ciertos disturbios después del partido como encenderle fuego a las butacas por parte de los Delijes, pero dicha acción no tiene comparación con la pasión que se vive. No hay duda que tienen algo especial que ofrecer al mundo".

*

Podría interesarte:

Mundial de 2026: ¿El fútbol logrará "brincar" el muro?

Crece el escándalo de abusos sexuales en el fútbol inglés: suman 546 probables víctimas.

El mundial de fútbol 2026 se jugará con 48 equipos.





ETIQUETAS: deportes
REFERENCIAS:
FerChc FerChc

COMENTARIOS