Espionaje, robo de códigos clasificados y la historia del hombre que no pudo ser Snowden

Ernesto SantillanJueves, 6 de octubre de 2016 12:23

shares
Noticias espionaje


Esta es una historia llena de preguntas, con muy pocas respuestas y tiene como tema central el espionaje, el robo de códigos computacionales extremadamente clasificados y a la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos.
Hace aproximadamente un mes, el FBI arrestó en secreto a un hombre llamado Harold T. Martin III en una redada donde participaron 12 elementos policiales altamente equipados.

Harold, un hombre tranquilo y cordial, trabajaba como contratista de la NSA, estudió Economía e Informática y es un veterano de la Marina de 51 años de edad al cual acusan de haber robado y probablemente divulgado, códigos computacionales desarrollados por la NSA para hackear las redes de gobiernos extranjeros.

De ser esto cierto, sería la segunda vez en menos de tres años que un consultor de la NSA roba información altamente clasificada, un hecho que vuelve a poner en evidencia la falta de seguridad de dicha institución.

En 2013, Edward Snowden, quien también trabajaba como consultor y analista para la NSA, puso en jaque la seguridad y al gobierno de los Estados Unidos cuando robó y publicó miles de documentos que demostraban los métodos y planes que éste utiliza para espiar a los ciudadanos.

La historia de Martin se conoció gracias a que las autoridades hicieron pública la denuncia presentado por el FBI en contra de Harold Martin después de que The New York Times notificara al gobierno que tenían planeado publicar la historia de este hombre.

De acuerdo con diversos documentos revelados por la corte, después del arresto del hombre de 51 años, el FBI revisó su casa en donde encontraron miles de páginas, documentos y decenas de computadoras y equipo electrónico, todo considerado material clasificado.
También descubrieron muchos terabytes de información que fue publicada en línea, incluyendo códigos computacionales.

No obstante, más de un mes después del arresto y averiguaciones, las autoridades no pueden decir con certeza si Martin filtró la información en la red, se la dio a un tercero o simplemente descargó la información y se la quedó él.

Durante la entrevista que los agentes del FBI hicieron a Martin, éste inicialmente negó haber tomado los documentos y archivos. Sin embargo, momentos después dijo a las autoridades que estaba consciente de que lo que hizo estuvo mal, que sabía que era ilegal tener los documentos que le encontraron y que estaba arrepentido de haberlo hecho.

Por su parte, oficiales del gobierno mencionaron en una declaración que las investigaciones generan la sospecha de que Martin estuvo recopilando y sacando información desde antes de que sucediera el caso de Edward Snowden. Esto significa que muchos de los protocolos de seguridad que se aplicaron en la NSA después del robo de Snowden, no impidieron a Martin realizar su misión.

A pesar de esta última declaración, las autoridades encargadas de la investigación afirmaron que Martin no tiene el perfil de un espía y que hasta el momento no han podido determinar las verdaderas intenciones de este hombre al que arrestaron, sin embargo, dijeron que no han descartado ninguna posibilidad y se encuentran investigando todos los ángulos posibles.

Hasta el momento, esta es toda la información que se tiene del caso y aún hay muchas preguntas por resolver: ¿cómo y cuándo se enteraron las autoridades de este caso y de la identidad del sospechoso?, ¿está ligado este caso a las filtraciones de información que se dieron en agosto las cuales se adjudicó un grupo llamado Shadow Brokers o a los datos secretos que reveló Wikileaks donde dicen que EUA interceptó información de Japón y Alemania?  


*Con Información de: New York Times





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Ernesto Santillan Ernesto Santillan

COMENTARIOS