OPINIÓN: Del árbol que da moras a la Constitución Moral

Samuel PrietoMartes, 28 de agosto de 2018 17:56

shares
politica arbol que da moras a la constitucion moral

Con su idea de la cuarta transformación, Andrés Manuel López Obrador ya inició los trabajos para la redacción de su prometida Constitución Moral.


“La moral es un árbol que da moras” es una frase clásica de la clase política postrevolucionaria, atribuida a Gonzalo N. Santos, cacique de San Luis Potosí en las décadas de los 30 y 40 del siglo pasado. Ya sabes, la figura del típico político de colmillo muy largo y retorcido, cínico, mañoso, transa y autoritario.


En la larga lista de años y personajes que construyeron la idiosincrasia de esa camarilla llamada en su momento “clase política”, hay varias frases acuñadas que reflejan su ideario real. 


Otra es de Carlos Hank González, no el actual sino su abuelo, quien había sido maestro rural y llegó a gobernador del Estado de México, regente del entonces Distrito Federal y secretario de Estado en un par de ocasiones. Solía decir que “un político pobre es un pobre político”. De hecho, era conocido por utilizar su cuantiosa fortuna amasada al amparo del poder para hacer favores políticos generosos que después le redituaban más fortuna y poder.


arbol que da moras a la constitucion moral 1

Carlos Hank, un político de la vieja escuela. (Foto: Especial)


En el camino hay muchos personajes que rayan en el folklore caricaturesco. Arturo ‘El Negro’ Durazo Moreno, por ejemplo, fue el jefe de la policía capitalina de 1976 a 1982, en el sexenio de José López Portillo, quien era su amigo desde la infancia y utilizó su poder de comandante supremo de las Fuerzas Armadas para otorgarle el grado de general del Ejército Mexicano aunque ni siquiera era militar.


La corrupción de Durazo era tal que su modo de vida rayaba en el lujo a niveles obscenos. Se mandó construir dos mansiones en el Ajusco y una más en Zihuatanejo que era prácticamente una réplica del Partenón griego, entre muchas otras excentricidades.


arbol que da moras a la constitucion moral 2

Durazo hizo lo que quiso cuando tuvo el poder en sus manos. (Foto: Especial)


Historias por el estilo hay muchas, aunque no todas tan acreditadas o evidentes. Tal vez la más conocida por más tiempo y todavía vigente es la de Carlos Salinas de Gortari, presidente de México de 1988 a 1994, a quien algunos señalan de reunir una gran fortuna quedándose con la partida secreta que era incluida cada año en el presupuesto federal, para su manejo discrecional por parte de la Presidencia de la República sin la obligación de comprobar gasto alguno. 


24 años después de terminado su mandato, a Salinas se le siguen atribuyendo poderes amplísimos sobre la vida política y económica del país, una especie de gurú de la “mafia del poder” bautizada así por López Obrador, que mueve hilos y hace que sucedan toda clase de cosas.


arbol que da moras a la constitucion moral 3

Salinas es señalado por haberse enriquecido a costa del dinero de México. (Foto: Forbes)


Otros episodios negros recientes son lo de varios exgobernadores que robaron a manos llenas dejando en la quiebra a sus estados como Andrés Granier en Tabasco, César Duarte en Chihuahua, Eugenio Hernández en Tamaulipas, Javier Duarte en Veracruz y un muy largo y vergonzoso etcétera.


Con su idea de la cuarta transformación de la vida pública del país, Andrés Manuel López Obrador ya inició los trabajos para la redacción de su prometida Constitución Moral. Para ello, recurrió a cuatro personajes ampliamente conocidos en la opinión pública por su desempeño en los medios de comunicación.


arbol que da moras a la constitucion moral 4 

Enrique Galván Ochoa, columnista de La Jornada y comentarista económico en distintas estaciones de radio y televisión; José Agustín Ortiz Pinchetti, político, activista y articulista de La Jornada; Verónica Velasco, cofundadora de la productora Argos y Jesús Ramírez, encargado de la comunicación social del próximo presidente de México.


¿Constitución moral? Algunas reacciones:


arbol que da moras a la constitucion moral 5

arbol que da moras a la constitucion moral 6

arbol que da moras a la constitucion moral 7


La primera vez que AMLO planteó la idea de una constitución moral fue el 20 de febrero cuando agregó al partido ultraconservador Encuentro Social a su coalición.


“Desde el Antiguo Testamento hasta nuestros días, la justicia y la fraternidad han tenido un lugar preponderante en el ejercicio de la ética social. En el Nuevo Testamento se señala que Jesús manifestó, con sus palabras y sus obras, su preferencia por los pobres y los niños”, dijo ese día ocasionando varias cejas levantadas al mismo tiempo que defendía que el proyecto no se contrapone con su concepción de un Estado laico. “Jesús fue muy claro: ‘A Dios lo que es Dios y al César lo que es del César’”.


¿En serio? ¿Y la autoridad moral? Bueno, queda claro que López Obrador es un líder con mucho arraigo e influencia entre sus seguidores más recalcitrantes, para quienes seguirlo incluso a ojos cerrados y defendiendo cada cosa que haga bajo la bandera de que es el desterrador de la corrupción y el orquestador de la cuarta transformación, es casi una obligación sacrosanta.


También hay que decir que la idea, como ejercicio filosófico y de reflexión colectiva, puede no ser mala pero ¿es función de un gobierno y más de un Estado laico redactar una constitución moral? Y más aún, otro problema es el viejo dicho, curiosamente bíblico, de que “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. 


¿Y entonces qué hace en su equipo Manuel Bartlett, el responsable político de la llamada caída del sistema en 1988 y del homicidio de Manuel Buendía en 1984 entre muchos otros episodios atroces y oscuros? ¿Y qué hace como senador plurinominal de Morena el exlíder minero Napoleón Gómez Urrutia acusado de robar 55 millones de dólares al sindicato que dirigió por años como herencia paterna? Como estas, hay muchas preguntas que sería bueno tuvieran respuesta moral.




*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS