Vicente Leñero, "el mexicano que nos tocó ser"

mediodigitalMiércoles, 3 de diciembre de 2014 7:00

shares
Noticias vicente lenero

A Vicente Leñero le tocó una responsabilidad mayor en el tejido social mexicano: ser testigo, narrador y cronista de lo que sucede en un país compartido pero distinto para cada uno. Bien lo dijo el investigador Alejandro Toledo: “si en La región más transparente, de Carlos Fuentes, vemos el país en que nos tocó vivir”; en Vicente Leñero aparece el mexicano que nos tocó ser”. Leñero desempolvó al mexicano de entre las cenizas de la indiferencia y lo hizo tema central, merecedor de la atención y de un gesto de quienes comparten con ellos un territorio llamado México.

vicente lenero 1


Leñero es ingeniero civil por la UNAM (1959) y periodista por la Escuela Carlos Septién García (1956). Es uno de los autores más importantes del siglo XX en México porque es, ante todo, escritor. Las hojas y la pluma lo llevaron por la novela, el cuento, el teatro, la crónica y el guión cinematográfico. Se le considera “el guionista vivo más importante del país” con trabajos en películas como El crimen del padre Amaro (2002) o Los de abajo (1978).

Los reflectores no juegan a favor de Leñero, no por falta de peso o trascendencia en las letras mexicanas; es mas bien un acuerdo tácito con su profesión: está en el mismo sitio de quien escribe. Es un mexicano como cualquier otro. Pese a esto su nombre no ha quedado fuera del mapa cuando se trata de descubrir el cine, el teatro y la literatura mexicana. Su producción abarca 20 guiones de cine, más de una decena de novelas, 14 obras de teatro y tres compilaciones de cuento.

vicente lenero 2


El jalisciense nacido el 9 de junio de 1933 se estrenó en el género de novela con La polvareda, seguida por La voz adolorida (1961). Tan sólo dos años después publicaría la que sería su obra más significativa: Los albañiles, el retrato de un hombre con escenario en una construcción. De su profesión como ingeniero civil retomaría los detalles para ambientar la historia, pero en primer plano estaba la crítica y la descripción de un tipo social específico, de las condiciones en las que un hombre se hace en un entorno cotidiano como “la obra”. Con Los albañiles, la que le significó el Premio Biblioteca Breve (1963), Leñero suponía ya el estilo que lo haría identificarse, pero sobre todo evidenció su preocupación por los problemas sociales que hasta ahora abundan en el país.

La vida literaria de Leñero ha ido en cadena; del cuento a la novela; de la novela al teatro; del teatro al periodismo y del periodismo al cine. Pocos tienen la gracia para ocupar un lugar en todas las áreas; Leñero lo ha hecho hasta hoy con sus personajes naturales, despojados de toda premeditación, que cuentan con sus hazañas mundanas aspectos importantes de la vida política, cultural y social de México. Todo esto con un ritmo “sabroso” que invita a leer un poquito más. La capacidad de Leñero de saltar de un género a otro lo hace un autor de muchos públicos, capaces de entender con sencillez, desde sus intereses, lo que sucede fuera “de su altar” de individualismo. Gran escritor, destacado periodista y valioso intelectual, Leñero es lo mismo un dramaturgo que un  novelista; su importancia se debe al tratamiento con inteligencia, agudeza e imparcialidad con el que ha sacado de la sombra a México y sus problemas de calle, de barrios y de pláticas de sobremesa. “Leñero alimenta sus ficciones de una gran dosis de realidad que conoce muy bien”, apunta el poeta Eduardo Lizalde.

vicente lenero 3


De Leñero se dice que influyó en el género documental de teatro en México; adaptó algunas de sus obras para teatro, entre ellas Los albañiles (1970), La carpa (1971) o Los hijos de Sánchez (1972). Entre los libros documentales que publicó destacan La gota de agua y Asesinato. Como periodista participa en el diario Excélsior y formó parte de Proceso. Su trabajo como guionista incluye, entre otros, El callejón de los milagros (1995), La ley de Herodes (1999), El crimen del padre Amaro (2002) y El atentado (2010).

Vicente Leñero Otero fue becado a España por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid en 1956. Fue también becario del Centro mexicano de Escritores (1961-1962, 1963-1964) y de la Fundación Guggenheim (1967-1968). En 1958 obtuvo el primer y segundo lugar en el Concurso Nacional del Cuento Universitario.

Ha recibido diversas distinciones: Premio Seix Barral en 1963 por su novela Los albañiles; Premio Juan Ruiz de Alarcón a la mejor obra estrenada en 1969 por Los albañiles y en 1979 por La mudanza.

El primer premio otorgado por la Agrupación de Periodistas Teatrales de México por Nadie sabe nada (1988); el Premio Manuel Buendía en 1994 por su trayectoria periodística; el Premio Xavier Villaurrutia (2000) y el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura (2001).

Fue nombrado miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua y tomó posesión de la silla XXVIII el 12 de mayo de 2011 con el discurso “En defensa de la dramaturgia”, y el 21 de septiembre de 2011 fue galardonado, junto a José Agustín, con la Medalla Bellas Artes que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Escucha aquí la grabación que hizo Leñero, en 1978, para la serie Voz Viva de la Dirección de Literatura UNAM, de un fragmento de su novela Los albañiles.

Con información de : http://www.conaculta.gob.mx/detalle-nota/?id=27448#.U5XRmLtNZCo

ETIQUETAS: reciente
REFERENCIAS:
mediodigital mediodigital

COMENTARIOS