Testimonios de un joven que ya no quiere tener más hijos

Gustavo PinedaJueves, 23 de noviembre de 2017 18:00

shares
Noticias

Fabián dibuja para CC Noticias cómo fue su vasectomía a manos de su hermana y sus razones para tomar tan importante decisión.

Oler, perseguir su cola, correr, orinar en el asfalto, ladrar, llorar sin hacer ruido, ser libre entre la terracería de Ecatepec en el Estado de México y no dejar más perritos, estas son algunas de las famosas frases de Fabián, un ilustrador de 29 años de edad que es conocido en las redes sociales como Maldito Perrito, quien recientemente decidió hacerse la vasectomía a manos de su hermana.


Perro, como lo apodan sus amigos y conocidos, comparte su vida con su novia e hijo de tres años de edad. Su familia es joven e incluso pequeña, pero así es perfecta. El amor que recibe es fiel como el animal detrás de su mote. Es ilustrador de profesión pero prefiere llamarse así mismo como un dibujante y creador de tatuajes “culeros”.


El pasado 17 de noviembre decidió operarse en las manos de Eli, su hermana menor. Describió su dolor de la vasectomía como “una patada en los huevos” cuando le extrajeron dos conductos para evitar que el esperma pase junto al semen y así ya no tener más hijos.

 

«Es como un adormecimiento castroso, es como si estuvieran apretándote las bolas todo el tiempo. Eso me pasa a mí, he escuchado testimonios de personas que no les dolió nada, pero a pocos días todavía siento esta molestia».

 

Eli, hermana de Perro, es doctora y no tuvo problemas al observar los semi rasurados genitales de Fabián.

 

«Mi mamá desde muy pequeños nos dijo las cosas muy sinceras y abiertas, siempre fue muy franca sobre temas de sexualidad. Eli y yo tenemos una relación bastante cercana, la gente me preguntaba si me daba pena o vergüenza que me operara mi hermana, tú sabes, porque me vería el pene, pero no. Me dio hasta más confianza».

 



Minutos antes de la vasectomía en una clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Fabián se dio cuenta que cometió un ligero error al depilarse su zona íntima.

 

«No fue ni en un quirófano, todo fue en un consultorio. Me pidieron llegar rasurado, pero lo hice todo mal. En todo momento mi hermana me repetía “¡Ay, José! Tus mamadas ¿en serio, estás seguro?”, dos segundos antes de ponerme anestesia localmente, lo repetía "¿estás seguro? ¿estás seguro?". Obvio ya estaba con la bolas de fuera, ni modo de echarme para atrás».



En todo momento, Eli intentó hacer dudar para concientizarlo sobre tan importante decisión. De todas las personas con las que platicó, ella lo intentaba hacer dudar. Pero es porque me ha visto como el menor. “Imagínate que te quedas solo y ya no puedes tener hijos”, le decía.

 


Durante la operación vibraba una bocina con música de bandas como Lvzbel y Café Tacvba, la duración de la operación fue de aproximadamente 15 minutos.

 

«Aunque fue rápido, fue como artesanal; con bisturí, tijeras y anestesia local por cada genital. Tenía el cubre campo, no pude ver qué me hacían, mientras al lado había una persona delirando porque aún no se le pasaba el afecto de la anestesia. "Chaparrito ¿eres tú?", gritaba. Mientras, mi hermana bailaba y daba vueltas cuando sonaba la canción de Esa Noche de Café Tacvba».

 


Los demás doctores hacían chistes durante la operación para hacer el momento más ameno, pues le decían que ya no se le iba a "Paraguay". Entonces le cerraron la cicatriz y salió caminando, le duele pero es muy tolerable a comparación de todo lo que su novia ha sufrido: «Y al día siguiente amanecía con una dolosa erección».

 

Para Fabián tomar esa decisión fue cuestión de días, sin necesidad de consultar a muchas personas.


«No fue difícil. No hay que ponerle fecha o día a las cosas, hay que hacerlas y ya. Lo que me motivó bastante es que mi novia tenía más de un año con el implante, pero se lo pusieron mal y le generó un absceso. Antes tuvo el DIU [Dispositivo Intrauterino] como seis meses, pero fue súper incómodo para ella. Después de hacerme la vasectomía sostengo la idea, nada se compara con el dolor que ellas pasan».


 


María, su novia y mamá de su hijo, apoyó la decisión de Perro, pero le recordó que no olvide sus promesas.


«Esta es una decisión muy propia. He hecho muchas pendejadas en mi vida, sí fue por amor pero este es un acto de redención y de perdón conmigo. Mi novia y yo sí queremos tener otro hijo, pero habrá otras formas de tenerlo. Sé que la estoy ayudando ante los cambios hormonales que sufrió por los métodos anticonceptivos que dañaron su cuerpo. Para nada se compara con el dolor del embarazo y medicamentos que tomó. Es un acto de responsabilidad para ayudarla».


Perro muestra los pequeños conductos que le extrajeron. (Foto: Cortesía)


Podría interesarte:


"La lucha contra el machismo empieza con una vasectomía" y el luchador Spartako ya se la hizo

Desarrollan primera inyección anticonceptiva para hombres



ETIQUETAS: Hombres México Medicine
REFERENCIAS: Maldito Perrito
Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS