Tachas, perico y LSD: El Cártel de Tláhuac toma Ciudad Universitaria

Regina MendozaViernes, 23 de junio de 2017 6:25

shares
Noticias cartel de tlahuac



The Tláhuac Cartel takes CU. 

En los jardines de Ciudad Universitarias (CU) se mueven drogas duras. La máxima casa de estudios se ha convertido en un corredor de dealers que ofertan tachas, perico, mota, LSD, cristal y hachís al menudeo. Los vendedores ambulantes de estupefacientes guardan su mercancía en mochilas deportivas, que los consumidores ya tienen bien identificadas. Las persiguen para obtener una grapa o un toque. 

Y los que están detrás del nuevo y henchido business se llevan a casa hasta 100 mil pesos diarios. Los adeptos del comercio ilícito son unos 20 hombres relacionados directamente con el Cártel de Tláhuac, la organización criminal que surte a los universitarios, liderados por "El Micky", que acoge la totalidad de las sustancias en una casa en la colonia Santo Domingo, a poca distancia de las instalaciones de la universidad. Esa cercanía permite una distribución eficiente.

De acuerdo con el diario El Universal, operan "bajo el cobijo del personal de Auxilio UNAM, quienes según un informe federal, fungen como halcones de los traficantes en el lugar". Algunos miembros son alumnos: Es un mercado bien consolidado, que no permite fallas y que implica una precisa organización. 

Ana (así la nombraremos para proteger su identidad) nos cuenta que los narcomenudistas están apoderándose del casco de su universidad. Dice que parece Tepito. Un pasillo de perversiones. Los "narquillos" son unos cínicos, se pasean por las facultades con una mochila repleta de las sustancias ilícitas a cuestas: "La autonomía en estos casos significa la falta de autoridad".

"Venden de todo. No se limitan únicamente a la marihuana, que desde siempre se ha vendido en todos los rincones. Ahora tienen cocaína, ácidos y hasta tachas", dice Ana. La variedad en el mercado de los narcóticos siempre ha significado el fracaso o el triunfo del deal.

La Procuraduría General de la República ya está al tanto de la situación y tienen identificados los puntos de venta, sin embargo, todavía no han logrado erradicarlos por completo. Ana explica que esto tiene que ver con que los traficantes pasan desapercibidos, "como cualquier otro alumno" y los únicos que los identifican son los que compran, los consumidores, que lógicamente jamás revelarían la identidad de los que les están surtiendo los cristales y el hash.

El Universal revela que hasta ahora se han montado dos operativos para detener a los líderes, pero han fallado en ambos intentos, ya que al sentirse "acordonados" usan a los estudiantes como "escudos" para protegerse con la autonomía universitaria, que impide, precisamente, la acción de las autoridades. Las cámaras que, supuestamente, fueron instaladas para detectar ese tipo de actividades ilícitas, han sido alteradas: apuntan para otros lados o sencillamente no están en funcionamiento.

Desde finales del año pasado, los estudiantes empezaron a dar aviso de las actividades irregulares. Eran agredidos al pasar por las zonas de distribución cuando tenían teléfonos celulares en mano, ya que los traficantes tenían miedo de ser capturados en foto o video.

"El Mickey" lo ha hecho bien: ha consolidado su mercado y adiestrado a su personal para que esquiven a la autoridad. Mientras tanto, los alumnos podrán seguir echando mano de las drogas duras que les ofrezcan en las maletas deportivas atiborradas de polvos y pastillas.

*
Podría interesarte: 

En Ciudad Universitaria dan golpe contra 13 narcomenudistas

Conoce a las dos bandas que se pelean la venta de drogas en CU





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Regina Mendoza Regina Mendoza

COMENTARIOS