De la muerte nace la vida o como el asteroide que mató a los dinosaurios nos dio a las ranas

Laura Corona-AlmarazViernes, 7 de julio de 2017 19:08

shares
Noticias sin asteroide no habria ranas



La península de Yucatán tiene en sus entrañas una cicatriz grande y muy importante en la historia del planeta. Ahí se estrelló, hace más de 66 millones de años, un asteroide de entre 10 y 12 kilómetros de diámetro.

Convertido en una letal bola de fuego, el asteroide viajaba a una velocidad de 20 kilómetros por segundo. ¿Las consecuencias? Se cree que fue responsable de la extinción del 75 por ciento de la vida en la Tierra, entre ellos los dinosaurios.

Ahora, un estudio publicado por la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)", reveló que la mayoría de las ranas que habitan el planeta deben su existencia a este asteroide que acabó con los dinosaurios.

Biólogos estadounidenses y chinos de la Universidad de Texas y también de la Universidad de Berkeley, en California, realizaron un análisis de 95 genes de ranas provenientes de 44 de las 55 familias que existen en la actualidad.

Si este asteroide no hubiera destruido la vida terrestre, el 88 por ciento de las distintas especies de ranas actuales no existirían según este estudio. Nueve de cada diez de estos anfibios descienden de apenas tres linajes que sobrevivieron a la extinción en masa y comenzaron a desarrollarse hace más de 66 millones de años.

“El mundo estaba muy empobrecido tras el KT, límite entre el Cretáceo y el Paleógeno”, dijo David Wake, herpetólogo y líder de este estudio. “En ese momento la vegetación regresó, las plantas con flores dominaron y los árboles evolucionaron. Las ranas se convirtieron en arbóreas y eso las llevó a su gran esplendor, en particular en Sudamérica”.

De esos tres linajes que sobrevivieron al impacto del asteroide, dos salieron de África, la cual permaneció intacta, al tiempo que los demás continentes se desplazaron conforme pasaban los años. Según el estudio, la zona de África occidental generó nuevos hábitats para las ranas con la formación de montañas. El linaje restante salió de lo que actualmente conocemos como América del Sur.

Otra de las cosas que reveló este estudio es que las más de 6700 especies de ranas conocidas actualmente viven bajo un estrés severo debido a la destrucción del hábitat, las actividades en contra del ambiente por parte de los humanos y el cambio climático. Su existencia no peligra, pero en unos años podría comenzar a disminuir su población en el mundo.

*

Podría interesarte:

Traficantes usan Internet para vender partes de animales en peligro de extinción

Rescatan a 172 animales en peligro de extinción en central camionera mexicana

La misteriosa muerte de seis ballenas en peligro de extinción en mar canadiense





ETIQUETAS: Animales
REFERENCIAS:
Laura Corona-Almaraz Laura Corona-Almaraz

COMENTARIOS