Etiquetas psiquiátricas: ¿Se puede conocer la mente de alguien tan sólo viéndolo?

Cultura ColectivaJueves, 4 de octubre de 2018 16:39

shares
Noticias que son las etiquetas psiquiatricas

Sofía Gómez Puente nos habla sobre las etiquetas psiquiátricas y cómo fue su experiencia con ellas.

*Foto destacada: Eugenia Loli


Por: Sofía Gómez Puente

@SofiaGomPuente


I

Tengo esperanza. Aparentemente me tocó la "diosa" psiquiatra. Esta guapa y aparentemente es la picuda. Entro a la oficina y me siento… ella analiza mi cara… parece un poco condescendiente, ya sabes, esa pequeña sonrisa, casi una micro expresión que lo único que te da es desconfianza. Pero bueno, tal vez me percibió arrogante y se esta defendiendo, así que le doy una oportunidad.


Después de 20 minutos de conversación, con una especie de lucha aburrida por el poder que ella esta tratando de imponer, todavía puedo sentirla buscando mis ojos y mi expresión. De repente se me inclina y se arrodilla. Me siento incomoda y me mira con ojos brillantes; levanta la barbilla y dice: "¡Tu tienes un trastorno de personalidad narcisista!" Se ve tan emocionada, como si acabara de ver a un perro que habla. 


En ese momento, lo que no puede ver es que no estoy allí en absoluto. Lo que realmente estoy haciendo es preguntarme por qué todas las palabras que dije, o mejor dicho las pocas que me dejó decir, fueron procesadas por ella de esa manera, y pienso: "¡FELICIDADES señora! Pero cálmate. No necesito, admiración, y algunas veces definitivamente carezco de empatía cuando se trata de imbéciles o ignorantes de menta cerrada. Así que doy un punto por eso. Ahora dime algo que no sepa ". 

Ahora estoy desalentada.


que son las etiquetas psiquiatricas 1

Sofía Gómez Puente, (Foto: Cortesía)


II

Todo empezó en otra vida… o al menos eso parece. Por eso no puedo escribir esto como como si todavía estuviera ahí y fuera sólo esa persona. No encuentro los tiempos verbales precisos. Era joven, tan joven, tal vez ingenua; pensaba que mi falta de totalidad era de alguna manera mi culpa. No tenía idea que todos se sentirían de esa manera en algún momento de sus vidas; que una parte esencial de crecer es averiguar dónde están tus partes vacías y aprender a llenarlas por ti mismo.


Ahora cada vez que hablo sobre el pasado, siento como si estuviese hablando de algo que no tiene nada que ver conmigo. Es difícil de explicar, pero todo lo que queda en el presente es el timbre de mi voz, mi presencia, y me recuerda la importancia de cumplir mi misión como escritora. 


III

¿Cómo podría alguien presumir conocer el mundo? ¿O la mente de alguien? No todo tiene una causa, y decir lo contrario es una interferencia en el funcionamiento del mundo que me parece inútil, y en el peor de los casos te puede llevar a un sufrimiento terrible, o incluso, a sufrir de una enfermedad mental. Algunas cosas simplemente son por que son, y no tienen explicación ni razón. La verdad nunca es simple y no se puede expresar en pocas palabras. Llamarlo locura hace que sea más fácil explicar las cosas que no entendemos y una vez que estás etiquetado, todo lo que digas puede ser descartado por ser un artefacto de tu enfermedad mental.


En mi caso, no tomaron en cuenta mi dolor emocional derivado de la depresión crónica, mis rasgos de personalidad paradójicos. Tal vez soy todo lo anterior, pero las acciones que tomó mi equipo clínico: diagnosticarme sin un análisis e investigación exhaustivos, ponen de relieve la mediocridad irreprochable con la que etiquetan a los pacientes sin preocuparse por las consecuencias. 


que son las etiquetas psiquiatricas 2

(Foto: The Claude Pepper Center)


El otro día, leyendo Hurry Down Sunshine, de Michael Greenberg, leí algo que me resonó mucho, una paradoja de la psiquiatría: la enfermedad mental es reconocida por los pensamientos distorsionados del paciente, pero el tratamiento es en gran medida indiferente a su contenido. Tiene razón. Pero eso sí, independientemente de algunos de los ignorantes que andan por ahí, sin ciencia no habría esperanza. 


Un clásico estudio fascinante llevado a cabo por el psicólogo David Rosenhan muestra el impacto del etiquetado psiquiátrico. Rosenhan y varios colegas se habían internado a hospitales psiquiátricos con un supuesto diagnóstico de esquizofrenia (Rosenhan,1973). Después de ser admitidos, cada uno de estos "pacientes" abandonó toda pretensión de enfermedad mental.


Sin embargo, a pesar de que actuaron completamente "normales", ninguno de los investigadores fue reconocido por el personal del hospital como un paciente falso. En cambio, los pacientes reales no fueron tan fáciles de engañar. No fue tan inusual que un paciente le dijera a uno de los investigadores: "¡No estás loco, estás revisando el hospital!", O "eres un periodista".

 

Para registrar sus observaciones, Rosenhan tomó notas cuidadosamente en un pequeño papel escondido en su mano. Sin embargo, pronto descubrió que su discreción y cautela eran totalmente innecesarias, por lo que simplemente caminó con un portapapeles grabando observaciones. Nadie cuestionó este comportamiento. Esta observación aclara por qué los miembros del hospital fallaron al detectar a los pacientes falsos. La toma de sus notas fue considerada como un síntoma de su enfermedad. Debido a que estaban en un hospital psiquiátrico, y porque habían sido etiquetados como esquizofrénicos, todo lo que hacían los pacientes era visto como un síntoma de su psicopatología.


que son las etiquetas psiquiatricas 3

(Foto: Modus Operandi)

 

IV

Como muestra este estudio, es mejor etiquetar los problemas que a las personas. Piensa en la diferencia de impacto entre decir: "Estás experimentando un trastorno psicológico grave, o síntomas de esquizofrenia" que decir, "eres un esquizofrénico ". ¿Cuál preferirías que te dijeran o dijeran sobre ti? La verdad es que, en el mundo de hoy, hasta que no sepamos la historia de alguien, no podemos hacer suposiciones sobre ellos solo en base a lo que vemos. Como dijo Sherlock Holmes: "Es un error capital teorizar antes de tener datos. Sin darse cuenta, uno empieza a deformar los hechos para que se ajusten a las teorías, en lugar de ajustar las teorías a los hechos".


Es una extraña paradoja que una sociedad, que ahora puede hablar tan abierta y descaradamente sobre temas que alguna vez fueron indescriptibles, aún permanezca, en gran parte, callada cuando se trata de enfermedades mentales. Desde que estoy escribiendo sobre la depresión, a menudo me piden que describa mis propias experiencias, y a veces termino diciendo que estoy tomando antidepresivos. 


"¿Todavía?", Pregunta la gente. "¡Pero parece que estás bien!" A lo cual invariablemente respondo que parezco bien porque estoy bien. "Entonces, ¿cuánto tiempo esperas seguir tomando estas cosas?", Preguntan. Cuando digo que por tiempo indefinido, las personas que han tratado con calma y simpatía otras noticias sobre mi depresión me miran alarmados. 

"Pero es realmente malo seguir tomando medicamentos ", dicen. "¡Seguro que ahora eres lo suficientemente fuerte como para poder dejar de tomarlo Sofia!" 


Agregas que casi no has experimentado efectos secundarios con el medicamento que estás tomando y que no hay evidencia de efectos negativos a largo plazo. Dices que realmente no quieres volver a caer en algo así. Pero en esta era, el bienestar todavía está asociado no con lograr el control de tu problema, sino con la medicación. "Bueno, espero que salgas pronto", dicen".


que son las etiquetas psiquiatricas 4

(Foto: Tumblr)


Ojalá pudiera decirte que a través del sufrimiento descubrí una ciencia desconocida que altera tu vida y que podría enseñarte; no lo hice, y dudo que exista. Sí aplican los clichés. El sufrimiento golpea; la vida es preciosa, y las cosas chicas son las que importan; tu gente es la que cuenta. Vive el momento, sé un poco hedonista, y puedo repetírtelo hasta que me muera. Tal vez me estás leyendo, pero no lo estas interiorizando. Inténtalo. Esto te lo dice alguien que estuvo dormida en su cama por 3 años. 


Una vez que pase todo, quizá no recordarás cómo sobreviviste, cómo te las arreglaste para sobrevivir. Ni siquiera estarás seguro, de hecho, si todo ya terminó. Pero una cosa es segura, cuando salgas de esta tormenta, de una depresión , de la lucha, no serás la misma persona que entró y puede que ser no seas más feliz. Pero serás más fuerte.


Tú no eres tu enfermedad. Tienes una historia individual que contar. Tienes un nombre, una historia, una personalidad. Mantenerte fiel a ti mismo es parte de la batalla.


Y ahora que me estoy moviendo, tengo miedo. ¿A dónde voy?


Podría interesarte:

Fundación "We Are All Human": Cultivando inclusión para luchar contra la discriminación

'Estaba cansada de ser demasiado': así fue como sobreviví a la depresión

ETIQUETAS: Psicología Salud mental Enfermedad
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS