Crean prueba para detectar autismo en bebés de 6 meses

Vicente RJueves, 8 de junio de 2017 13:22

shares
Noticias prueba para detectar autismo

 


El tiempo no espera por nadie y tampoco da marcha atrás.

Andrea tenía 28 años cuando decidió dar el paso de tener un hijo con su pareja con quien se había casado apenas 2 años atrás. Durante todo el embarazo Andrea cedía a sus antojos, pero siempre sabiendo que debía cuidarse para aquella personita que llegaría a cambiarle su vida para siempre.

Nueve meses más tarde de esa importante decisión, Andrea dio a luz a un pequeño niño al que llamó Alejandro. Los padres no lo creían, por fin tenían a su hijo entre brazos, al fruto de su amor.

Todo parecía normal hasta que Alejandro cumplió los dos años y medio, aquel día hubo llantos y miedo cuando Andrea y su esposo se enteraron que su hijo tenía autismo. Pero contrario a los temores, Andrea apenas empezaría un camino lleno de descubrimientos extraordinarios.

Ya han pasado ocho largos años y Alejandro sigue sin hablar, a veces se le nota una sonrisa o se le escucha reír. El pequeño Alex, como le dicen en su familia, se comunica por medio de un cuaderno en el que hay fotografías de todo lo que le gusta, pero también se comunica con signos y vocalizaciones semejantes a palabras.

Contrario a todos los mitos y temores, Andrea asegura que Alejandro es un niño como cualquier otro, tal vez necesite cuidados, pero el miedo popular sobre la enfermedad del autismo es sólo eso: un miedo.

Andrea sabe que pudo detectar a una temprana edad que algo estaba mal con Alex, pero eso no pasa en la mayoría de los casos pues las personas que viven con condición del espectro autista (TEA), pueden tardar hasta cinco años en ser diagnosticadas, esto debido a que los padres de familia no distinguen los patrones anormales de comportamiento de sus hijos.

El trastorno autista se caracteriza por la dificultad para expresar las emociones, problemas en el desarrollo del lenguaje, aislamiento, irritabilidad o sensibilidad extrema a determinados estímulos.

En él intervienen cuestiones genéticas, de alimentación y medio ambiente. Afecta a 62 de cada 10 mil nacimientos y en la mayoría de los casos el trastorno es leve.

En la actualidad, el diagnóstico de los trastornos del espectro autista sólo puede establecerse cuando el niño tiene dos años y empieza a manifestar de forma recurrente los síntomas característicos.
 

A raíz del problema que se ha tenido con el diagnóstico del autismo, científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte han implementado el uso de pruebas de imagen por resonancia magnética para observar cómo se conectan y sincronizan las regiones cerebrales. Estas pruebas pueden permitir identificar desde los seis meses de edad qué niños desarrollarán los síntomas del autismo al superar su segundo año de vida.

“No hay ninguna característica del comportamiento que nos ayude a identificar el autismo antes de que se desarrollen los síntomas. Y estos síntomas aparecen ya durante el segundo año de vida. Sin embargo, las intervenciones tempranas mejoran el pronóstico, por lo que en el futuro podremos utilizar las pruebas de imagen para identificar a los niños en muy alto riesgo antes de que desarrollen los síntomas y, por tanto, poder iniciar los tratamientos de forma temprana”, aseguró John R. Pruett Jr., co-autor de la investigación a la revista Science Translational Medicine.

Para llevar a cabo el estudio, los científicos contaron con la participación de 59 bebés de seis meses de edad con un alto riesgo de padecer autismo –tenían al menos un hermano mayor con el trastorno, por lo que su riesgo de desarrollarlo era de un 20 %–.

Lo que hicieron fue someter a los bebés a pruebas de imagen por resonancia magnética para observar la actividad neuronal de 230 regiones cerebrales; esto mientras dormían y durante un máximo de 15 minutos.

El experimento resultó ser un éxito. El programa informático fue capaz de identificar al 81 por ciento de los bebés que desarrollarían autismo, lo que acabó sucediendo en 11 del total de 59 casos.

“Lo más interesante está aún por llegar. En lugar de utilizar sólo un fragmento de información para hacer estas predicciones, podríamos usar toda la información conjuntamente. Creo que este será el futuro del empleo de diagnósticos biológicos para el autismo durante la infancia”, concluyó John R. Pruett Jr.

*

Podría interesarte: 

Gracias a este gen es que los pug tienen su característico rostro

De niñas a Lolitas, la moda que está destruyendo la infancia

Así es como algunos países de América Latina le dan la espalda a víctimas de trata





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Vicente R Vicente R

COMENTARIOS