La pobreza es más letal que la obesidad y el consumo de alcohol, afirma estudio

Cultura ColectivaMiércoles, 1 de febrero de 2017 11:08

shares
Noticias pobreza tambien acorta la vida



Cuando las autoridades sanitarias hablan de factores que ponen en riesgo la salud de las personas, regularmente mencionan la obesidad, el sedentarismo, hipertensión y el consumo de alcohol como asesinos silenciosos; hacen campañas y planean programas para concientizar a la población sobre cómo prevenirlos y de esta manera aumentar su esperanza de vida.
Pero todas las organizaciones, ONGs y gubernamentales, incluyendo a la Organización Mundial de Salud (OMS), se olvidan de otro factor que es más letal que todas las anteriores: la pobreza.
Un macroestudio realizado a 1.7 millones de personas de Reino Unido, Francia, Suiza, Portugal, Italia, Estados Unidos y Australia, publicado por la revista médica británica The Lancet, afirma que la pobreza acorta la vida aún más que la obesidad, la hipertensión y el consumo de alcohol.

“El bajo nivel socioeconómico es uno de los indicadores más fuertes de morbilidad y mortalidad prematura en todo el mundo”, afirma el estudio. “Sin embargo, las estrategias de salud global no consideran las circunstancias socioeconómicas pobres como factores de riesgo modificables”.
La investigación fue realizada por 30 especialistas de instituciones como la Universidad de Columbia, el King’s College de Londres, la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Imperial College de Londres.

El resultado del estudio concluye que la pobreza es un factor que afecta a la salud de la tanto o más que el consumo de alcohol, tabaco, el sedentarismo, la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

El bajo nivel socioeconómico reduce la esperanza de vida en 2.1 años en adultos de entre 40 y 85 años, mientras que el consumo de alcohol sólo la reduce medio año y la obesidad 7 meses.
El estudio afirma que de la misma forma que se promueve la práctica del deporte y el abandono del tabaco, las organizaciones también deberían trabajar en modificar las condiciones de pobreza en las que viven millones de personas, con intervenciones como políticas públicas que mejoren el acceso a la educación.

“La fuerza de la evidencia del efecto del rango social sobre la mortalidad es imposible de ignorar”, comentó a The Lancet Martin Tobias, especialista del ministerio de sanidad de Nueva Zelanda. “Tener bajo nivel socioeconómico significa ser incapaz de determinar el propio destino, privado de recursos materiales y con oportunidades limitadas que determinan tanto el estilo de vida como las posibilidades vitales”.

Por su parte, el investigador Manuel Franco, epidemiólogo de la Universidad de Alcalá de Henares, España, declaró para El País que los investigadores deben hacer más extenso su investigación para demostrarle a la OMS que la pobreza es un factor tan importante como la obesidad y la hipertensión y motivarlos a que hagan algo al respecto.
“La evidencia dice que la desigualdad mata”, dijo Franco. “No se ataca este factor porque no interesa y la brecha no deja de ampliarse, la esperanza de vida de los pobres no crece como la de los ricos”.

*

Podría interesarte:

Pobreza, muerte y guerra urbana: El futuro distópico según El Pentágono (VIDEO).

10 datos sobre la cruda realidad de la pobreza en el mundo.

Para enfrentar la crisis humanitaria, UNICEF pide 3 mil 300 millones de dólares.





ETIQUETAS: salud
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS