El Estado español jamás reconocerá la independencia de Cataluña

Fernando CastilloMartes, 10 de octubre de 2017 17:12

shares
Noticias espana no reconocera independencia

La declaración de independencia podría quedar varada por cuestiones políticas tanto internas como externas a nivel continental

Después de que el president del Govern catalán, Carles Puigdemont declarara durante la sesión del Parlament en Barcelona una independencia unilateral, pero en calidad de pendiente y asegurar que el pueblo catalán se había ganado su derecho a consolidarse como un Estado libre, se abre de manera oficial el proceso para iniciar el diálogo y el cabildeo con el gobierno central español.

«Pido al Parlamento catalán a suspender la declaración de independencia para que en los próximos días podamos iniciar el diálogo con Madrid», sentenció.


En respuesta, el presidente del Gobierno, el pepero Mariano Rajoy, lanzó un ultimátum de rechazo al cualquier diálogo relacionado con la separación de Cataluña con el resto de España, pero dejó abierta la puerta a cualquier cabildeo político respecto a la mediación.


Pero ahora la cuestión es: ¿Cuál será el panorama político durante las semanas de negociación entre la parte española y catalana? Le preguntamos a Oriol Malló, un académico y periodista catalán residente en México sobre el tema.

Desafíos políticos para el reconocimiento de la República Catalana

Para empezar, por la vía legal, el Estado español no reconoce ni reconocerá el referéndum ni la decisión unilateral del pueblo catalán por dos motivos: la Constitución española y el apoyo que da la Unión Europea (UE) al gobierno central.

Malló explica que por lo tanto, la realidad del reconocimiento como República no sólo es inviable sino difícil de volverlo un proyecto de país real de manera próxima: «En caso de que en las negociaciones el referéndum sea reconocido por el Estado español, sólo queda la vía insureccional o de no reconocimiento a la legalidad española».


espana no reconocera independencia 1

Marcha por la unidad en la sede de la Generalitat de Catalunya *Foto: El Nuevo Diario.

Dicha insurrección institucional y legal supondría la inhabilitación burocrática en las instituciones catalanas como la suspensión de cargos públicos, suspensión de sueldos, multas, condenas a los ciudadanos e inhabilitación de las plazas públicas, ya que el presupuesto burocrático depende del gobierno central.

Diplomáticamente Cataluña estaría inicialmente vetada por el apoyo que la UE da a España, todo porque la causa catalana pone en riesgo a un fiel aliado de los intereses geopolíticos reales para las potencias occidentales como Alemania o Estados Unidos. Es decir, para las potencias no es concebible que una insurrección regional rompa el orden estatal. «Nadie apuesta a la causa catalana, porque no hay ganancia política en una crisis que es estrictamente interna», destacó Malló.


¿A qué le teme España en caso de perder Cataluña?

Para el académico catalán, el principal miedo de España es que se rompa de una vez por todas la ya endeble fachada de Unidad Nacional que ha sido cuestionada desde la pérdida de sus últimas colonias (Cuba y Filipinas) y que tiende hacia la comunidad europea e internacional, "manteniendo" a España como un país industrial, diversificado, culturalmente rico y educado.

«Las dificultades de España para organizar un proyecto viable de nación post-colonial, opacaron aún más el sentimiento de unidad nacional después de la Guerra Civil y el carácter plurinacional y autonómico del país después de la muerte de Francisco Franco», dijo el periodista.

La represión, la dictadura, la incertidumbre legislativa, y la mala gestión política tuvieron secuelas que siguen hasta nuestros días con crisis económicas y sociales, incentivando el movimiento que exigía el derecho a decidir autónomamente.


¿Y la Unión Europea?

 Al ser un organismo supranacional que está fundada en el pacto entre estados, la UE no se entromete en asuntos internos de sus miembros. «El apoyo de Bruselas a Madrid es incuestionable y no cambiaría dicho apoyo bajo ninguna circunstancia», aclaró Malló en referencia a que la UE ni siquiera contempla que Cataluña pueda erigirse como Estado-Nación. En resumen: no moverá ninguna ficha más que para apoyar a su fiel, y devoto socio español.


espana no reconocera independencia 2

Frente partidista por la independencia Junts pel Sí *Foto: Crónica Global 

¿Qué cambios políticos, sociales e institucionales podrían darse en caso de independencia?

Para Malló, tales cambios se quedarán en el tintero, pero por pura exploración utópica cree que habrá dos fuerzas políticas principales: el Partido Demócrata y el ERC o Izquierda Republicana de Cataluña, las cuales propiciarían la apertura al libre mercado y un alineamiento supranacional con la UE y la OTAN.

«El problema para los republicanos catalanes sería el sector privado, porque las empresas y los grupos industriales verían difícil una inmediata instrucción a las finanzas globales (en caso de separación no reconocida)», resaltó. En cuanto a las instituciones catalanas, todas fungirían como siempre pero siempre respondiendo ante la Generalitat.


Podría interesarte:

Puigdemont declara la independencia pero la deja en suspenso

El jefe de policía de Cataluña que se negó a reprimir a los independentistas

El referéndum de la represión: de la democracia española al voto catalán ignorado

ETIQUETAS: Politics
REFERENCIAS:
Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS