Así reaccionó una mujer al ver el rostro de su marido trasplantado en otro hombre (VIDEO)

Cultura ColectivaViernes, 10 de noviembre de 2017 18:57

shares
Noticias

A año y medio del trasplante, la mujer accedió a conocer al hombre que llevará el rostro de su marido muerto.

Desesperado y en medio de una profunda depresión, Andrew Sadness decidió quitarse la vida a mediados de 2006, pero falló. El rifle que puso en su cara y disparó, no logró matarlo, sólo le hizo sufrir la peor agonía de su vida: quedar con el rostro destrozado.


Andrew Sadness antes del trasplante de cara. (Fuente: AP)


Hasta 2016, Sadness vivió con el rostro desfigurado sin mucha ilusión, hasta que la propuesta de los médicos de la clínica Mayo de Rochester, Minnesota, le devolvió la esperanza: existía la posibilidad de trasplantarle un rostro nuevo con una técnica de prueba.


Sin pensarlo mucho, aceptó a someterse al procedimiento que le prometía un nuevo futuro.

La operación, digna de la película más fina de ciencia ficción, consistió en ponerle la piel y músculos de un donante compatible.


Las características de compatibilidad hicieron el trasplante posible. (Fuente: AP)


La operación fue exitosa y hoy, después de 16 meses, Andrew porta el rostro de Calen Rudy Ross, otro hombre que sí logró suicidarse con un tiro seco en la sien.


Así era Calen Rudy Ross. (Fuente: AP)


Durante todos estos meses, la historia de vida tan similar de estos hombres fue desconocida, pero la viuda de Calen, Lilly Ross, se encargó de unirlas cuando accedió conocer a Sadness, quien llevará por lo que le resta de vida el rostro de quien fue su marido y padre de su hijo.



La duda de donar el rostro de su marido fue tan grande como la de conocer a Sadness, pero al llegar a la cita y notar ese aspecto familiar, no hubo reacción más natural para Lilly que la de acariciar la cara que tantas sonrisas y besos le dio.


Lilly y Andrew hablaron durante 56 horas sobre sus vidas. (Fuente: AP).


Lilly contó la historia de Cale a Andrew y cómo fue que decidió donar todos sus órganos después de la tragedia, cómo se sentía orgullosa de eso.


Más de 56 horas de plática tuvieron Lilly y Andrew, quienes se contaron lo complejo de sus procesos a partir del trasplante e hicieron clic de inmediato.


Andrew con el hijo de Lilly. (Fuente: AP).


La biblioteca de la clínica Mayo, donde se realizó la operación, fue el escenario del encuentro. Y si las paredes hablaran, nos contarían que Lilly logró entender el duelo por la decisión mortal del hombre que amó y que Andrew renació en la sonrisa que está aprendiendo a manejar.


Lilly reconoció que hay diferencias, pero no pudo evitar acariciar a Andrew. (Foto: AP)


Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS