¿Qué pasa cuando muere la gente sin hogar y sin nombre?

Alejandra MedinaLunes, 1 de mayo de 2017 15:55

shares
Noticias muere gente sin hogar


Los ven y los evaden, otras veces les dan una moneda o si bien les va, alguien les regala las sobras de su comida o alguna porción de alimento extra que llevarían a su mesa, pero la gente sin hogar vive y muere en la calle.

Este grupo vulnerable —al que el diario Reforma le dedicó un espacio en sus páginas—, anda por la vida sin nombre y al morir yacen sus restos sin identidad en las fosas comunes o en facultades de medicina, sin sepultura digna.

Hasta 6 mil personas viven en las calles de la Ciudad de México, quienes se asientan en su mayoría en las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Coyoacán, Benito Juárez y Gustavo A. Madero.

Su esperanza de vida es tan sólo de 25 y 30 años de edad cumplidos, por encontrarse en situaciones que vulneran su seguridad o bien, tratarse de persona que consumen drogas como inhalantes.

Al morir, su cuerpo forma parte de un número más en la categoría de “desconocidos”, pese a que las autoridades mexicanas (como la Secretaría de Desarrollo Social capitalina) tienen reportes que familias completas se encuentran viviendo en situación de calle.

A pesar de estar con los suyos, sus cuerpos sin vida son abandonados en las morgues. Hace tres años, Sonora vivió una crisis por indigentes que saturaron las fosas comunes, cuando en agosto de 2014 morían en promedio 20 personas en situación de calle cada mes. Todo se debió a una ola de calor que superaba los 40 grados.

La asociación civil El Caracol reportó 288 decesos de homeless entre 2015 y 2016 en la capital mexicana, a quienes muchas veces conocieron en vida por haberse acercado a pedir ayuda, pero ninguna ley les permite a las organizaciones recuperar los cuerpos si no son familiares de primera o segunda línea.

La situación en naciones de primer mundo no es tan diferente a la nuestra. Por ejemplo, en España pierde la vida un indigente cada seis días y una tercera parte de esas muertes se vincula a una situación violenta.

Calculan que 30 mil no tienen un techo, donde casi la mitad tuvo que vivir en la calle porque perdió el trabajo, una cuarta parte debido a que no puede pagar una vivienda y hasta un 20 por ciento al quedarse sin hogar tras un divorcio o separación.

Con la sensibilización para frenar que aumenten los “sin casa” se busca copiar una estrategia que ya se implementó con éxito en Canadá y Estados Unidos, llamado “housing first”, que consiste en facilitar una vivienda a una persona sin casa para dar el primer paso en su reinserción social.

*

Podría interesarte:

¿La prostitución es opción para enfrentar la pobreza por desempleo?

Países de América Latina con corrupción y violencia logran disminuir la pobreza; México no.

La pobreza es más letal que la obesidad y el consumo de alcohol, afirma estudio.





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Alejandra Medina Alejandra Medina

COMENTARIOS