Comer testículos de cerdo y otros métodos de la Edad Media para curar la infertilidad

Lau AlmarazViernes, 28 de julio de 2017 21:13

shares
Noticias metodos de la edad media para curar infertilidad

Primero tendrás que conseguir los testículos de un cerdo o de un ciervo. Después debes dejarlos secar hasta el punto en que puedan molerse y se conviertan en un fino polvo. Una cucharada mezclada con un poco de vino hará que tenga un sabor menos amargo.

Llegó la hora. Deberás comer esa cucharada de testículos de cerdo o ciervo, según hayas elegido, para acabar con la infertilidad, si es que la padeces. Tanto hombres como mujeres la pueden consumir, según los libros médicos de la Edad Media.

Los antiguos textos indican que este y otros métodos eran utilizados para tratar la infertilidad que, en ese entonces, se le atribuía a problemas de las mujeres.

metodos de la edad media para curar infertilidad 1

Métodos de la Edad Media para curar la infertilidad. *Fuente: La Voz del Muro.

La ciencia es precisa, según Catherine Rider, profesora de Historia de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, en entrevista para BBC. A ella le parecía extraño que, dentro de la sociedad en la Edad Media, la infertilidad se le atribuyera a las mujeres. Los textos médicos decían otra cosa y recomendaban a ambos sexos algunos métodos para curarla.

Primero, se les hacía un examen que consistía en tomar una muestra de orina del mismo día. Después, a cada recipiente se le agregaba un poco de salvado de arena y se dejaba reposar entre diez y catorce días. El frasco que tuviera gusanos al abrirlo, después de ese lapso de tiempo, era el que presentaba la infertilidad.

Si era la mujer la que no podía tener hijos, entonces se le recomendaba que los genitales a consumir fueran los femeninos de los mismos animales con una cantidad menor de vino.

metodos de la edad media para curar infertilidad 2

Métodos de la Edad Media para curar la infertilidad. *Fuente: La Voz del Muro.

Los tratamientos para la infertilidad se acercaban más a ritos o costumbres de la sociedad medieval que procedimientos médicos o científicos. La criadilloterapia también era parte de los tratamientos en contra de la infertilidad. Dirigida a los hombres, consistía en comerlas crudas para provocar mayor virilidad masculina.

Menta gatuna. Eso también era preciso conseguir para combatir los cuerpos estériles. ¿No era suficiente? Entonces debían conseguir orina de una anciana, siete onzas, para ser exactos. Previamente destilada, se debía aplicar en el vientre durante siete días al ir ocultándose el sol.

En todo caso, si esos no funcionaban, siempre aludir a la juventud es bueno en estos casos, según los libros de la Edad Media. Antes de tener relaciones sexuales, justo en el momento en el que sale la luna, se debían inyectar en los glúteos un poco de orina de una joven embarazada.

¿Registros sobre los resultados? No los hay. “Es decepcionante”, lamenta Rider. “Los textos dicen ‘haz esto o aquello’ y suenan muy convencidos de que si uno quiere concebir, funcionan, pero nunca dan ejemplos de los resultados”.


Podría interesarte:


¿Por qué el Ejército Estadounidense gasta más en Viagra que en medicamentos para transgéneros?

Retiran miles de bolsas de café que contenían el ingrediente activo del Viagra

Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS