Descubren mercado prehispánico en la Ciudad de México

Laura Corona-AlmarazMartes, 11 de julio de 2017 16:21

shares
Noticias mercado prehispanico en la cdmx



El templo de Ehécatl y el juego de pelota en el Templo Mayor, los restos de un recinto de nobles mexicas que habitaron el barrio de Colhuacatonco, en la calle República del Perú; el descubrimiento del “Zócalo original” de la Ciudad de México, además del posible túnel en la Plaza y Pirámide de la Luna, en Teotihuacán.

A todos estos hallazgos se suma el que arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron a unos pasos de la Plaza Pino Suárez un calpulli mexica que permitía una rápida y eficaz distribución de productos agrícolas.

El hallazgo se dio el mes pasado durante los trabajos del proyecto de rehabilitación integral que se realiza en esta plaza por la Autoridad del Espacio Público de la Ciudad de México y resultó sorprendente incluso para los propios arqueólogos.

“Había pocas expectativas de encontrar elementos arquitectónicos prehispánicos”, reveló Donají Montero, integrante de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA) del INAH. “Pensábamos hallar más evidencias de la época colonial considerando que a fines del virreinato hubo mayor urbanización hacia esta sección suroriente de la ciudad”.

La edificación de este calpulli o barrio de Cuezcontitlan fue estratégica, según los estudios arqueológicos. Los mexicas se permitían, a través de él, comercializar y distribuir productos agrícolas en las parcialidades de Teopan (considerada la más antigua e importante de las cuatro parcialidades de Tenochtitlán) y de Moyotlan.

Vídeo: YouTube, INAH.

Para este trabajo de rehabilitación se realizaron dos roturas. En la más amplia se observa un muro de aproximadamente siete metros de largo que corre en dirección este-oeste; en sentido norte-sur se aprecia otro muro de 1.70 metros en su punto más alto.

Entre ese descubrimiento se aprecian también 25 metros cuadrados con aplanados originales en piso y muros que forman habitaciones probablemente destinadas a cuestiones administrativas o religiosas por parte de la élite que conformaba el calpulli de Cuezcontitlán.

Pero esto no fue lo único que encontraron los arqueólogos del INAH durante las investigaciones correspondientes al proyecto de rehabilitación integral. También se hallaron varios fragmentos de cerámica denominada Azteca III y IV correspondientes a los años 1430-1521 d. C., periodo en que el calpulli descubierto probablemente estuvo activo.

En Yucatán continuaron los hallazgos.
Generalmente cuando se realizan este tipo de trabajos arqueológicos, las expectativas son altas y aunque a veces sean objetos prehispánicos los que se encuentren, en lugar de grandes muros o vestigios de civilizaciones, estos tienen un gran valor.

Prueba de ello son las 179 piezas arqueológicas que el INAH recibió de manos de una pareja de canadienses que colaboró con la entrega voluntaria de los artículos en la localidad de Izamal, en Yucatán.

Objetos cerámicos de uso cotidiano como vasos y ollas en pequeñas presentaciones, así como elementos decorativos, forman parte de este hallazgo que se inscribirá en el Sistema Único de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas e Históricas, así como en inventarios del INAH.

*

Podría interesarte:

Arqueólogos descubren el “verdadero” Zócalo de la Ciudad de México (VIDEO)

Encuentran una torre de cráneos humanos en la Ciudad de México





ETIQUETAS: historia
REFERENCIAS:
Laura Corona-Almaraz Laura Corona-Almaraz

COMENTARIOS