OPINIÓN: Luces y sombras del nuevo TLC entre México, EU y Canadá

Cultura ColectivaLunes, 8 de octubre de 2018 18:56

shares
Noticias nuevo tlcan

¿Quién ganó y quién perdió con el nuevo Acuerdo Comercial que sustituye al TLC entre EU, México y Canadá?


El domingo pasado, Canadá finalmente dio la noticia tan esperada de su incorporación al ahora llamado Acuerdo Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, AMEC (por sus siglas en español) como lo ha denominado su principal promotor y casi progenitor Ildefonso Guajardo.

 

Inmediatamente, tras la noticia por fin se liberó al público el texto de este Acuerdo, mismo que está bajo análisis de los congresos de cada uno de los países firmantes para su posterior ratificación pública, de conformidad con la legislación de cada país. Si bien, el texto puede ser modificado en este proceso, es poco probable que sea diametralmente distinto al que conocemos actualmente, ya que en las negociaciones precisamente cada parte buscó obtener beneficios y conceder lo mínimo necesario para obtener la aprobación de su respectivo Congreso.


  nuevo tlcan 1

Negociaciones del Acuerdo. (Foto: SRE)


A lo largo de la semana, mucho se ha discutido de quién realmente ganó con este Acuerdo, ¿si es verdad que México tuvo que conceder demasiado en comparación con el anterior TLCAN?, ¿si la industria automotriz va a pagar las consecuencias?, ¿si es verdad que Trump ganó a sus rivales, es decir a sus socios comerciales?

 

Sin duda, el ganador es la región de Norteamérica, aunque el presidente estadounidense no quiera hacer uso de este término por considerar sólo los intereses de su país, para bien o mal geográficamente estamos unidos y somos un gran bloque comercial, tal como lo es Asia o Europa (aún con el Brexit) y el haber asegurado el libre comercio entre los tres países sigue dando pie a inversiones, seguridad jurídica y crecimiento en la región.

 

Ahora bien, si pensamos cómo ha cambiado el mundo en 25 años, y más a nivel comercial, resulta por demás evidente que el marco legal que regula el comercio entre tres países debe modificarse para adaptarse a las nuevas necesidades comerciales y, en gran medida, eso fue lo que se hizo con el nuevo Acuerdo.


nuevo tlcan 2

Tras un año de difíciles negociaciones, México y EU lograron un acuerdo para sumar a Canadá. (Foto: Twitter)

 

Así, hubo cambios relevantes en materia laboral, de propiedad intelectual (adicionando un capítulo nuevo para protección a derechos de propiedad intelectual), estándares ambientales, administración aduanera y facilitación del comercio, comercio digital (que era cuasi inexistente en el TLCAN), procedimiento de revisión de origen (en el que se elimina el formato de certificado de origen), mecanismos de solución de controversias (que permanecieron), incorporación de las pequeñas y medianas industrias (PYMES) para incrementar su participación en inversión y flujos comerciales.

 

Son demasiadas las modificaciones y nuevos mecanismos que prevé el nuevo AMEC en comparación con el TLCAN para poderlos resumir en una nota, así que nos enfocaremos en el beneficio más conocido de un tratado de libre comercio, esto es la exención de aranceles a la importación de bienes que se consideran originarios entre los países firmantes y que, al final del camino, implica que el consumidor final tenga más opciones para elegir y a menor precio.

 

Para determinar si un bien es originario, cada tratado establece reglas de origen, que los bienes que se producen en los países partes deben cumplir para estar libre de aranceles y es ahí en dónde se han enfocado las críticas a este nuevo Acuerdo ya que en muchos casos se volvieron más estrictas.


nuevo tlcan 3 

Los tres países buscaron que no se afectaran sus mercados internos. (Foto: El Economista)


Así, tenemos que en este Acuerdo se mantiene el tratamiento preferencial de libre arancel en productos agrícolas, mientras que para los bienes manufacturados se modifica el porcentaje actual de la regla general del método de valoración “de minimis” de 7% a 10% (de bienes no originarios).

 

Ahora bien, hay reglas de origen específicas por sectores, por ejemplo en el sector textil ahora se prevé que para que las prendas sean originarias, deben ser manufacturadas, cortadas y/o ensambladas en la región y a partir de hilos que sea originario de alguno de los tres países firmantes. Aquí también ya se prevé la certificación de origen para folclóricos textiles hechos por indígenas de la región.


nuevo tlcan 4 

Al final, Canadá se sumó al Acuerdo. (Foto: Presidencia de México)


Un ejemplo más y quizá el más controvertido son las reglas de origen específicas del sector automotriz, en las cuales se prevén cuatro incrementos graduales que se irán ajustando, hasta llegar a un Valor de Contenido Regional (VCR) del 75% para autos y camionetas, además del Valor de Contenido Laboral que se incrementará hasta un 45% y que implicará que los salarios de los trabajadores del ensamble de ciertas partes del vehículos sea de USD$16 por hora. Inclusive el AMEC prevé que en el caso de vehículos 7 autopartes deben ser originarias de la región.

 

Evidentemente es una regla mucho más estricta que prevé mayor contenido regional que su predecesora del TLCAN que preveía un 62.5% pero se debe considerar que al iniciar las negociaciones Estados Unidos planteaba un 85% de VCR.

 

Por otro lado, en términos de la “sección 232” relacionada con seguridad nacional de Estados Unidos, existe la posibilidad de que Trump imponga un arancel general de hasta 25% a vehículos que ingresen a su país; sin embargo, en el marco del AMEC, México y Canadá obtendrían cada año una cuota de vehículos libre de arancel de 2.6 millones de unidades, muy por encima de sus niveles actuales de exportación.

 

Lo anterior deja de manifiesto lo complicado que fue la negociación, en la que se cedió en varios temas que implicarán realizar ajustes en sus correspondientes industrias, pero, por otro lado, se genera mayor certeza en los rubros comerciales: imaginemos un 25% de arancel para la industria automotriz en México y lo que implicaría.

 

En estos términos, contestando nuevamente la pregunta inicial: ¿quién ganó con el nuevo Acuerdo? El libre comercio, que ha sido la fórmula más efectiva para el crecimiento y la protección a la inversión que es la que genera empleos.

 

Y, ¿quién perdió? El fantasma de las políticas proteccionistas de hace 30 años que merodeaba afanosamente en caso de no obtenerse un acuerdo.

____________________ 

Por: Jaqueline Aranda.




*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.

ETIQUETAS: Estados Unidos Comercio tlcan
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS