Crónica de un conflicto anunciado: así recibió Oaxaca a Peña Nieto

Omar TéllezJueves, 7 de septiembre de 2017 20:52

shares
Noticias lanzan cohetones a helicoptero presidencial en oaxaca

Oaxaca, el estado sureño del país se encuentra agitado. No sólo por ser una zona con alta incidencia sísmica, también por ser el epicentro de varios movimientos sociales que buscan ser un contrapeso a las decisiones gubernamentales. Es cierto, no son todos los habitantes de esa entidad los que se declaran en contra de Enrique Peña Nieto y todo aquello que lleve su firma, pero los que protestan, salen a las calles, exigen y reclaman, cada vez tienen formas más desesperadas para intentar que su voz se haga escuchar.

El presidente de México y su equipo lo sabían, por eso mil 500 elementos de la Policía Federal arribaron a Oaxaca desde el miércoles 6 de septiembre con la intención de blindar el Centro Cultural y de Convenciones, así como el recorrido que haría Peña Nieto.

El evento: inaugurar el XXIV Congreso del Comercio Exterior Mexicano.

Las consecuencias: enfrentamientos entre manifestantes y policías, 15 personas heridas (10 de ellos uniformados y 5 miembros del magisterio), dos personas desaparecidas, 25 detenidos y un cohetón que impactó uno de los helicópteros de la comitiva presidencial, en el cual viajaban periodistas que cubren la fuente.


*Video: Maru Rojas/Radio Fórmula

El artefacto explosivo rompió un cristal y provocó que la aeronave se llenara de humo, pero no hubo consecuencias graves, más que el miedo y la preocupación de los que estaban a bordo. Eso, en el aire. En tierra firme la situación fue más complicada.

Desde la mañana de este jueves 7 de septiembre comenzaron los bloqueos y protestas encabezadas por miembros de la Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). «Fuera Peña, Peña asesino» fueron las cuatro palabras que retumbaron las calles de Oaxaca y se pintaron en mantas, bardas y vialidades.


Los principales reclamos en contra de Peña Nieto eran dos: echar abajo la Reforma Educativa y hacer justicia por el caso Nochixtlán, un poblado que se volvió nota en junio del 2016 cuando un enfrentamiento entre pobladores y la Policía Federal dejó un saldo de 8 muertos y 55 heridos.

Tal vez, luego de recordar ese hecho, toma sentido que muchos oaxaqueños tengan rencor en contra del Gobierno federal e identifiquen a Enrique Peña Nieto, titular del ejecutivo, como el culpable. Tal vez por eso las consignas se resumían en esas cuatro poderosas palabras: «Fuera Peña. Peña Asesino».

Los detractores dicen estar cansados de las marchas, los bloqueos y la violencia provocada por la CNTE y la Sección XXII. "#CNTEAsesina" fue el hashtag que inundó redes sociales con el cual se acusó a los manifestantes de todos los males.

Pero también hubo difusión de fotografías y videos que mostraron la otra cara de la moneda.

Mientras Enrique Peña Nieto cumplía el protocolo que lo llevó a Oaxaca, afuera había golpes, fuego, gritos y rabia.






Enrique Peña Nieto volvió a ser noticia, pero no por el acto inaugural que encabezó en Oaxaca, más bien por la agitación que se desató en torno a su visita a ese estado que le exige justicia, le pide un canal de diálogo y quiere encontrar solución a sus problemas.

ETIQUETAS: México Enrique Peña Nieto
REFERENCIAS:
Omar Téllez Omar Téllez

COMENTARIOS