La historia de los héroes que detuvieron al asesino de Texas

Gustavo PinedaLunes, 6 de noviembre de 2017 15:54

shares
Noticias

Johnnie Langendorff y Sthepen Willeford se convirtieron en héroes tras perseguir al autor de la masacre de Texas.


Johnnie Langendorff y Sthepen Willeford, vecinos de la comunidad de Sutherland Springs, al sureste de San Antonio, Texas, se convirtieron en héroes al arriesgar su vida para detener a Devin P. Kelley, el autor del tiroteo que dejó un saldo de 26 personas muertas al interior de una pequeña iglesia bautista.

 

Kelley, de 26 años de edad, llegó en su automóvil Ford Explorer la tarde del pasado domingo a la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs. En plena misa, abrió fuego y provocó la que ya es considerada como la peor masacre en la historia de Texas, pues 26 personas fallecieron al instante. Después, intentó darse a la fuga, sin embargo, el par de vecinos lograron detenerlo.


«Sabemos que el sospechoso recibió un disparo, por eso dejó caer su rifle de asalto, subió a su automóvil y huyó de la escena, dos buenos samaritanos, nuestros héroes de Texas, lo persiguieron», dijo Freeman Martin, director regional del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

 

Al menos 26 fueron asesinados por Devin P. Kelley en una pequeña iglesia bautista. (Foto: AP)


Stephen Willeford, un fontanero que vive muy cerca de la iglesia, escuchó los disparos y de inmediato levantó su rifle para intentar frenar al asesino. Stephen observó que Kelley vestía con un chaleco antibalas, a pesar de su inexperiencia militar logró herirlo mientras se daba a la fuga.


En ese instante Johnnie Langendorff, otro vecino de la comunidad, viajaba en su automóvil con su novia Summer Caddell quienes observaron a Willeford disparar con un AR-15 contra el sospechoso.

 

«El caballero con el rifle cruzó la calle y abrió mi puerta. "Ese hombre disparó contra la iglesia, hay que perseguirlo", y dije 'vamos'», relató Langendorff a CNN.






Dos hombres totalmente desconocidos entre ellos iniciaron una persecución a 160 kilómetros por hora sobre la carretera hasta que llegaron a una curva en medio de unos pastizales.

 

«Estábamos en la ruta 539 a toda velocidad, con todo y el tráfico. Eventualmente él bajó su velocidad, perdió el control y salió de la carretera».

 

Según el relato, los dos marcaron a los números de emergencia y mantuvieron comunicación telefónica con las autoridades para indicarles la ubicación de Kelley.


«Sé que todos los policías se dirigían a la iglesia para ayudar, pero quería perseguirlo para asegurarme que lo atraparan».


VIDEO


La persecución duró aproximadamente 15 minutos hasta que Kelley perdió el control de su camioneta, impactó su automóvil en una zanja y salió de la carretera. Willeford apuntó con su rifle contra el automóvil del asesino para gritarle que no se moviera.

 

«Nunca salió, pero nos atrincheramos detrás de mi camioneta hasta que apareció la Policía, detuve el tráfico en caso de que hubiera disparos. No hubo movimiento».

 

Langendorff detalló que después de que arribó la Policía no ha visto a Willeford, aseguró que hicieron lo correcto.


«Simplemente lastimó a mucha gente. Él afectó la vida de muchas personas. ¿Por qué no querrías derribarlo? Hice lo que pensé era lo correcto».



De acuerdo con la BBC, Devin Patrick Kelley es un exmilitar de 26 años de edad que usó un rifle de asalto Ruger AR-15 para asesinar a los feligreses, vestía de negro y llevaba puesto un chaleco antibalas.


Desde 2010 fue miembro de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, ofreció su servicio militar en la Base de la Fuerza Aérea de Holloman en Nuevo México. Dos años después lo juzgaron en una corte marcial por agredir a su esposa e hijo, en 2014 lo expulsaron del ejército por “mala conducta”.

 

La Policía de Texas informó que Kelley tenía prohibido comprar armas y sus motivos tras el asesinato no fueron religiosos o raciales, sino familiares. De hecho su suegra asistía a esa iglesia: «No contemplamos que la acción de ayer se deba a motivos religiosos o religiosos; sí podemos decirles que había una serie de problemas domésticos en su familia».


Las autoridades creen que Devin P. Kelley atacó la iglesia para vengarse de su suegra, además, sufría de trastornos mentales. (Foto: Facebook)


Podría interesarte:


Masacre en Texas, hombre mató a 26 personas en una iglesia bautista en San Antonio

Por la ley de armas, civiles estadounidenses formarían el ejército más numeroso del mundo

Donald Trump, el fascista y el rostro del nuevo orden mundial


ETIQUETAS: Estados unidos crimen
REFERENCIAS: CNN Time The Guardian BBC
Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS