¿Qué sabemos de La Unión, el grupo criminal que opera en la CDMX?

Alejandra MedinaViernes, 28 de abril de 2017 14:27

shares
Noticias la union tepito


Desde hace unos cuatro años, la violencia en Tepito, un barrio emblemático en el centro de la Ciudad de México, volvió a atraer las miradas, cuando la inseguridad se incrementó en sus calles por la disputa de territorios de control de dos grupos criminales: el cártel del Golfo y la Unión.

Fue la Unión quien ganó dominio y control sobre las llamadas narcotienditas, donde como si fuera una dulcería, te despachan cualquier tipo de droga. Sin embargo, el secuestro y asesinato de 13 jóvenes en el Bar Heaven en 2013, puso sobre el mapa a este grupo criminal.

En aquel momento se supo que uno de los “levantados” fue un joven de 16 años, Jerzy Ortiz, quien era hijo de Jorge Ortiz Reyes alias “El Tanque”, condenado a 23 años de prisión. Todo indica que era una de las cabecillas de La Unión.

Muy al estilo norteamericano -el de nombrar gente por sus iniciales-, el grupo delictivo a veces se hace llamar únicamente “La U”, quienes supuestamente salieron de Tepito para expandir el mercado de la droga en colonias donde predominan los bares, como en los barrios de clase media alta Roma-Condesa.

Su zona de mayor actividad en Tepito está en las calles Panaderos, Peluqueros, Pintores, Hojalateros, Carpintería, Plomeros, Talabarteros, Mecánicos y Labradores, de acuerdo a reportajes publicados por El Universal y BBC Mundo.

En los periodos de escasez de mercancía (drogas), hubo gente que emigró desde el cártel del Golfo hasta la Unión y viceversa, como halcones, vendedores y hasta sicarios. Los del Golfo eran gente de los famosos hermanos Beltrán Leyva.

Pese a ello, las autoridades de la Ciudad de México -desde la época de Marcelo Ebrard , jefe de gobierno de 2006-2012 y ahora con Miguel Mancera, 2012-2018, ambos identificados con la izquierda-, niegan que en la Ciudad de México haya presencia del narcotráfico.

Sin embargo, es claro que los narcóticos arrebataron territorio a actividades como carteristas, comerciantes, vendedores de "fayuca" o mercancía ilegal, actividades que predominaban entre los habitantes del barrio de Tepito antes de la incursión de estas pandillas.

La nueva Casa Matriz de la U es una vecindad escondida en los puestos del Eje 1 Norte, en la colonia Morelos, en pleno centro de la capital mexicana, que por estrategia cuenta con diferentes salidas. Entre la gente de Tepito, el lugar es conocido como La Cueva.

El lugar es punto de reunión y resguardo de los narcomenudistas que usan motocicletas para distribuir las drogas. De acuerdo com el periódico mexicano La Razón, en la Cueva los habitantes de estos barrios protagonizaron en días pasados un enfrentamiento con policías de la Ciudad de México.

En uno de sus puntos de escape, en la calle Brasil, estos "motociclistas" salen de su guarida para extorsionar a los comerciantes de la zona y les cobran, cada sábado, una cuota semanal por "protección". Los afectados aclaran que se llama extorsión.

Un líder de los comerciantes, llamado “El Wicho”, fue secuestrado durante 24 horas y fue obligado a proporcionar un listado de su "gente" u otros vendedores, para que los delincuentes contaran con un censo sobre los vendedores minoristas y así calcular cuánto les cobrarían de cuota. Hasta el momento, de acuerdo con La Razón, está en 120 pesos.

La misma investigación indica que los delincuentes se comunican a través de radios de comunicación y recorren rápidamente las calles del barrio de Tepito, y cuando es necesario las de otras partes de la ciudad viajando, casi siempre, en parejas.

Otros optan por automóviles, sin placas o con reporte de robo, así como identificados por habitantes en la zona que los recuerdan como cómplices para realizar atracos y levantones. En algunos de estos vehículos se pueden apreciar raspones de bala.

A inicios de agosto pasado la tragedia llegó a este grupo criminal, cuando uno de sus jefes fue asesinado. Joshio Centeno Pérez, conocido como “El Japonés”, no libró una persecución que él mismo inició.

Las cámaras de seguridad de la Ciudad de México captaron una secuencia donde “El Japonés” siguió a los tripulantes de una motoneta en la calle Jesús Carranza, quienes fueron más hábiles.

Lo adentraron hasta la unidad habitacional La Fortaleza, pero antes pasaron por las calles de Tenochtitlán y dieron vuelta en Constancia, porque entre criminales nadie tiene la vida comprada.

***

 

ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Alejandra Medina Alejandra Medina

COMENTARIOS