PUBLICIDAD

NOTICIAS

La cueva original de Altamira reabre este jueves

La cueva de Altamira es considerada la Capilla Sixtina del arte rupestre por haber sido el primer lugar en el mundo donde se hallara evidencia de expresiones artísticas del Paleolítico superior.

La cueva de Altamira, como se le conoce popularmente en el mundo, es un referente para la investigación del arte en el Paleolítico por sus más de 260 pinturas rupestres de más de 14 mil 500 años de antigüedad pertenecientes a los periodos magdaleniense y solutrense que la convierten en Patrimonio de la Humanidad, declarada en 1985, y de la arqueología mundial.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Después de más de una década de permanecer cerrada al público, la cueva de Altamira reabrirá sus puertas como parte de un experimento para analizar la conservación del tesoro a partir del impacto de la presencia humana fuera de los investigadores y personal del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, donde se alberga una réplica del conjunto original (inaugurada en 2001).

Este simulacro de reapertura, que se pensaba iniciar en agosto, se llevará a cabo el próximo jueves 27 de febrero y fue aprobado el pasado mes de enero por el Patronato del Museo de Altamira; es un “experimento” que se prolongará semanalmente hasta agosto y con él se pretende medir, con público real, el impacto humano en el conjunto. El resultado permitirá calibrar la apertura definitiva de la cueva original al público, actualmente objeto de encendido debate.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Este jueves, a las 11 de la mañana, sólo cinco visitantes serán elegidos mediante un sorteo. De esa lotería saldrá el grupo de elegidos quienes, acompañados por un guía, podrán ver las legendarias pinturas rupestres, cumbre del patrimonio arqueológico mundial. Sólo podrán contemplarlas durante ocho minutos, ya que la visita durará un total de media hora en la que se incluye el paseo y acceso a la cueva.


Durante seis meses podrán acceder a la cueva 192 personas, ataviados como personal de investigación. A la estancia en el interior de la cueva se controlará la temperatura del aire y de la roca, la humedad relativa del aire, la contaminación microbiológica, las aguas de infiltración, el radón y el CO2, entre otros. En el exterior, se controlará la temperatura del aire, la del suelo, la humedad relativa, la microbiología, la humedad específica, la presión atmosférica y el CO2.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una vez que se calibre cómo afecta en ellas la presencia humana (temperatura del aire y de la roca, humedad, contaminación microbiológica, las filtraciones, los niveles de CO2…) se sabrá si las cuevas vuelven a abrirse o no al público definitivamente.

Reabrirán la cueva de Altamira como parte de un experimento

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:reciente
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD