La creación del hombre y otras historias de la Biblia no son ciertas, revela investigación

Cultura ColectivaLunes, 30 de octubre de 2017 15:52

shares
Noticias

El periódico más importante de Israel publicó una lista de errores comprobables escritos en la Biblia, libro del que cada año se cree menos.

Para nadie es nuevo que en la Biblia haya historias cuestionables no sólo por sus condiciones éticas, sino por la falta de sustento histórico, que hace que las fechas no coincidan con los cuentos extraordinarios que relata.


El impacto de estas historias inexactas se sienten en todo el mundo, dado que las tres principales religiones del planeta encuentran su génesis en este libro escrito en la Edad de Bronce.


Ante este hecho, algunos investigadores se lo tomaron en serio y se dieron a la tarea de examinar y contrastar las escrituras con alta tecnología y publicar en el periódico Haaretz, uno de los más influyentes de Israel, algunos datos importantes para la comunidad cristiana del mundo. La investigación analizó los relatos de la Biblia, desde los judíos que huyen de Egipto hasta las descripciones del rey David y concluyendo que son fábulas.


«Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre», dice en el Génesis. (Foto: Pixabay)


Por ejemplo, no encontró evidencia de los muros de Jericó que, según el Génesis, fueron derribados por Josué y su pequeño ejército al marchar siete veces alrededor de la ciudad, hacer sonar los cuernos de guerra y gritar «¡Y las murallas se caerán!»


Las fechas de la construcción del palacio de piedra descubierto al pie del Monte del Templo en Jerusalén, podría dar fe de que el rey David estuvo allí, así como podría pertenecer a otra época, «dependiendo de a quién le preguntes».


«La Biblia 'demostraba' que era sagrada porque la gente no dejaba de descubrir nuevas formas de interpretarla, y descubría que aquella antigua y compleja colección de documentos proyectaba luz sobre situaciones que sus autores nunca hubiesen imaginado», dijo la escritora Karen Armstrong, una célebre estudiosa de la religión.


Los estudios del lenguaje juegan un papel importante, pues a través de la palabra existen las realidades. Lo escrito en el libro no refleja historias verdaderas.


Aunque para los ateos o poco creyentes, estos datos, o los más populares como la odisea del Arca de Noé o las historias de la manzana, la serpiente y Adán y Eva, pueden parecer irrelevantes, lo cierto es que La Sagrada Escritura (así en altas) ha sido el elemento más importante para el judaísmo, el cristianismo y el islam, las tres religiones abrahámicas.



A estas alturas del partido, las incoherencias y fallas entre hipótesis y pruebas que ofrece la Biblia como un texto sagrado deja mucho qué desear y no es gratuito que, según un informe del Pew Research Center, a principios de este año, sólo el 24 por ciento de los estadounidenses crean que ese texto es «la verdadera palabra de Dios» y que deba respetarse a literalidad, mientras que el 45 por ciento reporta que rara vez o nunca la lee.


Sin embargo, que cada vez menos adeptos lean la Biblia no es proporcional al número de católicos en el mundo ni merma la transformación de la institución religiosa.


Por lo menos así lo muestran algunos datos que dio a conocer el Vaticano, a través de su Annuarium Statisticum Ecclesiae, y que señala que al final del 2015 el 17.7 por ciento de la población mundial era católica, algo así como mil 285 millones de personas. Una tendencia a la alza desde el año 2000.


Podría interesarte:

¿Cuál es la religión más extraña y bizarra del mundo?

Guerra de religiones: ISIS amenaza al Papa Francisco y con destruir al Vaticano (VIDEO)

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS