De la calle a la fama, el indigente que se convirtió en autor de un best seller

Cultura ColectivaMartes, 13 de junio de 2017 11:55

shares
Noticias jeanmarie roughol



Todo comenzó en la calle, pero no en un paseo dominical ni en el trayecto cotidiano que podría hacer cualquier persona para llegar a su escuela o trabajo. Hablo de la calle, la fría y peligrosa. La calle que a pesar del bullicio es una solitaria compañera, refugio en la miseria y hogar en la pobreza.

Su nombre es Jean-Marie Roughol, un hombre que cuando era niño sufrió el abandono de su madre y el maltrato de su padre, un sujeto alcohólico que sacaba sus frustraciones con golpes hasta el cansancio.

Después de estar en un orfanato, Jean-Marie fue adoptado por una familia, pero sólo estuvo con ellos un breve periodo, ya que ahí lejos de encontrar cariño encontró malos tratos; llegó a la mayoría de edad y fue a cumplir con su servicio militar.

Cuando regresó, la realidad le llegó de golpe. Se topó con la miseria y con la falta de un techo en donde dormir. No tenía dinero, comida, compañía. Nada. Ahí se descubrió como un vagabundo que tuvo que aprender a sobrevivir a la parte menos glamurosa y turística de París.
Las sombras más oscuras de la llamada “ciudad del amor”. Aprendió a lidiar con la gente que lo veía con desprecio y también a aquellos que lo hacían sentir como un simple bulto, un mueble, un objeto.

Aprendió a defenderse, a cuidar el espacio donde dormía. Una navaja fue su fiel compañera. La desesperación lo llevó a robar alguna vez, pero no tuvo graves consecuencias; sólo quería algo de comer.

También aprendió a conocer a personas diferentes. Gente que de forma anónima dejaba una moneda en el vaso que utilizaba para mendigar, que le permitía comer las sobras de algún restaurante cuando lo descubrían hurgando en la basura e incluso recuerda aquel “milagro” que una Navidad se manifestó en forma de un hombre que le regaló 300 dólares.

Fueron 20 años de un aprendizaje continuo que de pronto, sin esperarlo, lo llevaron a convertirse en un escritor famoso, autor de un libro que se estrenó en el 2015 y hasta la fecha lleva más de 40 mil copias vendidas, convirtiéndolo en un best seller internacional que ya se tradujo al inglés, al chino y al checo.

“Pido limosna: una vida en la calle” nació justo ahí, en lo que él sigue considerando su hogar, a pesar de ahora poder pagar un alquiler de más de 500 euros al mes para vivir en un apartamento de París.
“¿Ya viste? El ministro hablando con un vagabundo”, fueron las palabras que desencadenaron esta historia. Eran dos personas que veían horrorizadas a Jean-Lois Debré, entonces ministro de interior de Francia, conversando con el Roughol.

El político —uno de los de mejor reputación en Francia— estaba poniéndole candado a su bicicleta en los Campos Elíseos cuando el hoy escritor se le acercó para ofrecerle una limpieza a su vehículo a cambio de una moneda.

El político negociaba los términos cuando escuchó las palabras que se referían al hombre como un “vagabundo”. Se molestó y le dijo: “Creo que tú tienes mucho más que contar que esa gente, escríbeme tu historia, escríbeme tu vida, escríbeme un libro, yo lo corregiré y encontraré un editor”.

Eso ocurrió en el 2013 y tras varias reuniones entre ambos personajes, el libro fue una realidad.
Ahora Jean-Marie Roughol trabaja en la adaptación a teatro de su libro, pero no lo hace encerrado en su apartamento mientras fuma un cigarrillo cada veinte minutos, como relata El País; lo hace en el espacio donde se siente libre, propio. Donde todo comenzó. Sale a la calle, con un vaso y pide limosna para poder inspirarse y no olvidar quién es.

*

Podría interesarte:

¡No más lecturas electrónicas! El libro en papel vuelve a su trono.

El ave más longeva de la historia, conservada impecablemente en ámbar.

El mayor robo de la historia al más grande coleccionista de Star Wars.





ETIQUETAS: Francia
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS