Una mala liposucción en Tijuana acabó con la vida de Irma Sanz

Gustavo PinedaViernes, 17 de noviembre de 2017 11:51

shares
Noticias

Irma Sanz quería mejorar su figura con una liposucción, pero una negligencia acabó con su vida.

Irma Sanz tenía 51 años de edad cuando viajó desde Los Ángeles hasta Tijuana para realizarse una liposucción, una cirugía estética que extrae el exceso de grasa para adelgazar la figura. Pero nunca esperó que su búsqueda de la belleza acabaría con su vida.


De acuerdo con Telemundo, el pasado 27 de octubre solicitó un servicio de transporte privado a través de una aplicación en su teléfono inteligente desde su casa en Downey, California en los Estados Unidos. Irma, en secreto, había ahorrado dinero para hacerse la liposucción sin avisar a sus familiares, pues el procedimiento tomaría unas horas y regresaría el mismo día a su casa.


El chofer cruzó la frontera entre Estados Unidos y México para esperar afuera de la clínica en Tijuana, pero la clienta no salió por su propio pie. La operación se había complicado e Irma entró en coma.



Su condición médica no mejoró, tres días después los familiares recibieron una llamada telefónica para alertar sobre la situación médica de Irma y ellos decidieron trasladarla a un hospital en San Diego, California, donde falleció el 11 de noviembre.


«Estaba como vegetal y muy hinchada», dijo Carmen Quintana, hermana de Irma, quien en entrevista para Telemundo describió la pesadilla que afrontó su familia. «Quisiera que la recordáramos que ella era, alegre, muy alegre», añade.


 

De acuerdo con el medio KTLA, el encargado de la operación fue el médico Guillermo Díaz Vergara, integrante de la Clínica "Embellécete" en Tijuana.


David Reynoso, sobrino de Irma, realizó una campaña en la página GoFundMe para obtener dinero por parte de usuarios en Internet que se sumaron a una campaña para ayudar financieramente en el traslado de Tijuana a San Diego, entre otros procedimientos médicos para intentar salvar a la mujer. Lamentablemente falleció por la falta de oxígeno en el cerebro.


Nora, también sobrina, recordó que Irma siempre gustaba de verse bien, indicó que seguramente ella accedió a realizarse la liposucción por el bajo costo y accesibilidad en Tijuana, pero “pagó un alto precio”. 


Podría interesarte:


La lucha contra los productos milagro en México. Una historia de muerte y desinformación

Las pastillas para adelgazar mataron a esta mujer y madre de familia

Detienen a Omar Arreola, presunto feminicida de Anayetzin


Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS