Los tres hermanos pederastas de Seattle pasaron toda sus vidas violando a menores en su casa antigua

Tomasa MendozaMartes, 22 de agosto de 2017 15:50

shares
Noticias hermanos pederastas de seattle

Los hermanos Emery, originarios de Seattle, Estados Unidos, pasaron la mayor parte de sus vidas violando y abusando sexualmente de menores de edad. Charles, de 82 años, Thomas, de 80 y Edwin, de 89, ahora lucen decrépitos y ancianos, pero durante lustros se dedicaron a sus actividades predilectas: la pederastia y la pedofilia.

Una familiar de los hermanos fue a limpiar la casa de los hermanos, ubicada en Green Lake y descubrió evidencia que sugería que habían estado abusando de niñas durante años: las pertenencias de los menores como ropa interior “usada”, zapatos pequeños y juguetes, además de “enormes” cantidades de pornografía infantil.

Cuando las autoridades llegaron hasta la escena del crimen, encontraron la evidencia que demostraba que cada uno de los tres hombres había pasado la mayoría de sus vidas abusando de menores y exhibiéndolos en materiales pornográficos, además de “manifiestos” que escribía Charles sobre rituales satánicos, secuestro y violación de niñas, que fue lo que finalmente llevó a la policía a buscar minuciosamente la evidencia que estaba enterrada y oculta en sótanos cerrados con candados.


hermanos pederastas de seattle 1

*Foto: Kiro 7

De acuerdo con los vecinos que presenciaron el saqueo de la casa durante la investigación de los crímenes, decenas de artículos infantiles y videos de pornografía infantil. También aseguraron que no tenían hijos, que jamás los vieron en compañía de ninguna esposa o novia. Sin embargo, desde hace tiempo consideraban que los hermanos eran misteriosos, que vivían en una casa “dilapidada” y vieja.

Un reportaje del canal de televisión Kiro 7, explicó que los detectives aseguraron que los hermanos acosaron a sus familiares jóvenes durante años, pero los escritos sobre rituales satánicos y recortes de periódico de notas sobre asesinatos de niños fue lo que más levantó sus sospechas.

Incluso, uno de esos textos fue hallado “parcialmente” quemado junto con el sombrero de un niño y en ellos se expresaban los deseos del anciano por asesinar niños, además de confirmar que los tres tenían una cierta “obsesión” con niñas.

Ahora, dice Kiro 7, los investigadores esperan reconocer a menores de edad en las cintas y fotografías pornográficas para encontrar a víctimas que pudieron haber sido acosadas o abusadas sexualmente hace años pero que “decidieron no proceder”. 

ETIQUETAS: abuso sexual pederastia
REFERENCIAS:
Tomasa Mendoza Tomasa Mendoza Periodista

Sí a las figuras retóricas.

COMENTARIOS