Trump dice que no es racista, pero estos 4 hechos demuestran que sí

Vicente RendónLunes, 15 de enero de 2018 15:58

shares
Noticias trump dice que no es racista

El magnate aparece repetidamente en páginas de periódicos de todo el mundo por su postura racista e intolerante

¿Donald Trump es una persona racista? Para contestar la pregunta, basta hacer memoria de todo lo que ha hecho y dicho y, tal vez, como coinciden miles de personas en Estados Unidos y el mundo, la respuesta es un "sí" rotundo. Sin embargo, para el presidente neoyorquino eso se trata de una acusación sin fundamento que busca desestabilizar su convulso gobierno.

 

«No dije eso. No soy un racista. Soy la persona menos racista que jamás han entrevistado, eso se lo puedo afirmar», sentenció Trump frente a periodistas tras su llegada a un lujoso Club de Golf en Palm Beach, Florida.


(Video: EuroNews vía YouTube)

 

La respuesta del neoyorquino era de esperarse, él sabía que los reporteros lo iban a interrogar por sus explosivas palabras de la semana pasada, cuando durante una reunión que sostuvo con legisladores para intentar persuadirlos de eliminar el programa conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS) atinó a decir: «¿Por qué tenemos a toda esa gente de esos países de mierda llegando aquí?», según informó The Washington Post.

 

Es por acciones como esa que miles de personas lo consideran un racista que busca dividir y por más que él busque excusas, su historial se nutre de hechos y declaraciones lo suficientemente poderosas (y lógicas) para sustentar las acusaciones.


Sólo remontémonos a 2016, año electoral en Estados Unidos. Durante las campañas Trump hizo, en repetidas ocasiones, comentarios racistas y de intolerancia: desde llamar a inmigrantes mexicanos, delincuentes y violadores, hasta proponer una prohibición a todos los musulmanes que ingresan a Estados Unidos.

 

Trump tiene un gran historial de racismo y discriminación. (Foto: LaPrensa.hn)

 

Racismo inmobiliario

 

La primera vez que apareció Trump en las páginas del New York Times fue en la década de 1970, aunque no fue para hablar de su éxito, más bien porque el Departamento de Justicia de los Estados Unidos lo demandó por discriminación racial.

 

En 1973 ese organismo –bajo la administración Nixon– demandó a Trump Management Corporation por violar la Ley de Equidad de Vivienda. Los funcionarios federales encontraron evidencia de que Trump se había negado a rentarle a inquilinos afroamericanos mintiéndoles sobre si había apartamentos disponibles.

 

Trump aseguró que el Gobierno Federal lo estaba obligando a rentar a beneficiarios de asistencia social. A raíz de esto, en 1975 el neoyorquino tuvo que firmar un acuerdo acordando no discriminar a los inquilinos de color.


Trump fue demandado por no querer rentar a gente de color en 1973. (Foto: El País)

 

Racismo en el casino

 

En la década de 1980 Kip Brown, exempleado del casino Trump's Castle, acusó al negocio del actual presidente estadounidense de ser un lugar de discriminación donde se humillaba a las personas de color:

 

Cuando Donald e Ivana llegaron al casino, los jefes ordenaban a todas las personas negras que salieran del piso. Eran los años ochenta, era un adolescente, pero recuerdo que nos pusieron a todos en la parte de atrás.


Trump pedía que las personas de color salieran del piso de su casino cuando él llegaba. (Foto: Fortune)

 

Trump acusa a inocentes

 

En 1989 Estados Unidos vivió un caso controvertido que se calificó como un linchamiento mediático. Cuatro adolescentes afroamericanos y un adolescente latino fueron acusados ​​de atacar y violar a un corredor en la ciudad de Nueva York. Frente a los reclamos de cientos de personas, Trump inmediatamente decidió hacerse cargo del caso publicando un anuncio en los periódicos locales en el que exigía: «DEVUELVAN LA PENA DE MUERTE. ¡LLEVAN A LA POLICÍA!».

 

Para mala suerte de Trump, los adolescentes resultaron ser inocentes y sus penas fueron anuladas después de pasar de siete a 13 años en prisión. Por ese caso de injusticia la ciudad de Nueva York tuvo que pagar 41 millones de dólares en un acuerdo con los jóvenes que perdieron años en la cárcel.


Trump asegura que los adolescentes sí eran culpables, a pesar de las pruebas de su inocencia. (Foto: Cuba debate)

 

A pesar de la equivocación, Trump dijo en octubre de 2016 que todavía creía que los jóvenes eran culpables, a pesar de la evidencia de ADN que indica lo contrario.

 

Los negros contando mi dinero, «lo odio»

 

En en el año de 1991 se publicó un polémico libro de John O'Donnell, expresidente del Trump Plaza Hotel and Casino en Atlantic City, donde aseguró que Trump constantemente atacaba a un contador negro de su negocio. De acuerdo con el autor, Trump dijo:

 

¡Hombres negros contando mi dinero! Lo odio. El único tipo de personas que quiero que cuente mi dinero son los tipos bajos que usan yarmulkes todos los días. Creo que el chico es flojo y probablemente no sea su culpa, porque la pereza es un rasgo en los negros. Realmente lo es, creo eso. No es algo que puedan controlar.

 

En el libro se cuenta que durante meses Trump presionó para que despidieran al contador negro, hasta que el mismo hombre renunció por su propia voluntad.


Trump acosaba a un contador negro para que renunciara. (Foto: Telemundo)

 

A pesar de acciones como estas, hoy ese hombre que durante más de cuatro décadas ha sido asociado repetidamente con discriminación racial o comentarios fanáticos sobre minorías, algunos de ellos hechos en televisión para que todos lo vean, es presidente del país más poderoso del mundo, una nación que vio algo en él para expresar lo que tal vez muchas veces callaron.

 

Podría interesarte:


Trump ignora las consecuencias ambientales y aprueba perforar casi todas las aguas de EUA

La migrante centroamericana que luchó contra Trump por su derecho al aborto

NFL declina la petición de Trump y anuncia que no despedirá a jugadores que protesten

Vicente Rendón Vicente Rendón Editor de Actualidad

Periodista y fotógrafo por la UNAM escribiendo en Cultura Colectiva News. Fiel creyente de que un día habrá un México mejor del que todos estemos orgullosos.

COMENTARIOS