Ataques en Egipto generan más desplazamientos de grupos minoritarios

FerChcLunes, 10 de abril de 2017 6:52

shares
Noticias ataques en egipto


La intolerancia religiosa dio lugar a un devastador hecho el pasado fin de semana en Egipto. Donde dos iglesias cristianas celebraban el domingo de ramos, que marca el inicio de la Semana Santa. Las celebraciones fueron atacadas sorpresivamente con explosiones, que generó un saldo de 43 bajas mortales. El primer hecho se dio en la ciudad de Tanta, con un saldo de 27 muertos y decenas de heridos. Dos horas después de los ataques tuvieron origen al norte del país, en la ciudad de Alejandría, donde la iglesia de San Marcos fue víctima de un ataque suicida, con un saldo de 16 muertos y 41 heridos de civiles y 6 bajas policiales, según información de la televisión estatal egipcia.


Se sospecha que los ataques se deben a la visita del Papa Francisco a Egipto programada para el 28 de abril, donde planea reunirse con representantes del gobierno, miembros de la comunidad cristiana de El Cairo y con líderes musulmanes sunnitas. "Muchos cuerpos fueron despedazados y esparcidos por todo el suelo", declara un testigo de los hechos.

"En un país con una población de más de 80 millones de habitantes, donde el duopolio religioso determina que el 96.9 por ciento de sus seguidores son musulmanes y tan sólo el 5.1 por ciento es cristiano, ha obligado al Estado egipcio a desplegar un tremendo lapso de seguridad, sobre todo en los últimos meses por la persecución de ISIS a las comunidades minoritarias cristianas egipcias", declaró Samer Shehata del Instituto de Estudios para Graduados de Doha.

El grupo radical islámico de Irak, Levante quien forma parte de ISIS tomó responsabilidad de los ataques terroristas, a través de sus sitio en Internet, Amaq. El gobierno egipcio se ha declarado en estado de emergencia durante tres meses, el presidente Abdel Fattah el-Sisi, ordenó el despliegue del ejército en todo el país y el cierre de fronteras.


Cristianos de desplazan a la península del Sinaí

A raíz de las hostilidades, cientos de cristianos egipcios se han desplazado a la península del Sinaí en la ciudad de Ismailia a 115 kilómetros al noroeste de El Cairo. "El gobierno local se ha encargado de instalar campamentos y a rentar departamentos para 90 familias. Resulta difícil predecir si llegarán más familias a la ciudad", dijo el domingo el padre Kyrios Ibrahim a la agencia de noticias DPA de Ismailia. Activistas locales afirman que la llegada de los grupos minoritarios se debe a que el gobierno egipcio no les ha brindado la seguridad suficiente para blindarse de tales ataques.

Varias parroquias del Sinaí han recibido a grupos asustados y necesitados, donando productos básicos y despensas para los desplazados, a través de la Iglesia Evangélica de Ismailia. Muchas familias llegan exhaustas y con menores de edad hambrientos y asustados, otros cuantos son transportados por ambulancias alrededor de la ciudad, donde familias de manera voluntaria reciben a los desplazados.

Por su parte, el secretario del Consejo General de la ONU, António Guterres, calificó los hechos de ''cobardes y terribles'', atribuyendo la responsabilidad al grupo radical, ISIS. "El terrorismo en todas sus formas, constituye un amenaza grave a la paz y seguridad internacional", declaró en conferencia de prensa. Aseguró llevar a la justicia a los perpetradores, participantes y fuentes de financiamiento para perpetrar dichos crímenes. 
 
No
es la primera vez que la competencia religiosa toca sus límites más bajos. Medio Oriente ha sido zona de conflicto permanente, agudizándose en el último siglo, rigurosamente por hechos religiosos. Desde hace siglos el mundo cristiano y musulmán se han visto sumergidos en una competencia violenta de supremacía ideológica basada en el contexto religioso, pretendiendo impregnar sus dogmas para influenciar políticamente, sublevando la pugna entre sus competidores. Por un lado Europa mayoritariamente cristiana-católica; y por otro Asia y África con mayor diversidad árabe, mora, judía y cristiana. 

Los ataques terroristas en los últimos 3 años son muestra de la agudización del odio y la intolerancia entre Oriente y Occidente, utilizando la religión como arma ideológica para imponerse, sin dar lugar a la universalidad humana, reprimiendo sus libertades básicas y censurando la libre expresión.

*

Podría interesarte:

La carta que un refugiado sirio le escribió a Donald Trump.

Los aparatos electrónicos que los musulmanes no pueden llevar en aviones.

La lucha de Trump contra ISIS podría destruir naciones enteras.





ETIQUETAS: Egipto
REFERENCIAS:
FerChc FerChc

COMENTARIOS