El enjuage bucal podría ayudar a frenar la expansión de la gonorrea

Regina MendozaLunes, 5 de junio de 2017 11:21

shares
Noticias enjuage bucal gonorrea


En México, la infecciones de transmisión sexual (ITS), específicamente la sífilis y la gonorrea, han presentado un repunte durante los últimos siete años. Los expertos lo atribuyen a la pobre educación sexual que reciben los jóvenes durante sus años de formación escolar y a la falta de campañas y programas sociales de prevención. 

De acuerdo con la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), los jóvenes entre los 18 y los 30 años son los que presentan el mayor número de contagios de ambas enfermedades. Alrededor del 30 por ciento de la población con una vida sexual activa padece o ha padecido alguna ITS.

En el caso específico de la gonorrea, ésta puede ser contraída por cualquier persona que tenga relaciones sexuales (ya sea vaginales, anales u orales). El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos explica que es una enfermedad que provoca infecciones en los genitales, en el recto y/o en la garganta.

En el caso específico de la gonorrea en la garganta, el portador tiene irritación, dificultades para deglutir, fiebre, ganglios hinchados, dolores en el cuello, secreción y congestión nasal.

Aunque cada vez es más difícil combatir la enfermedad, ya que "las capas de gonorrea resistentes a los medicamentos están aumentado", hay algunos mecanismos que pueden fortalecer los tratamientos tradicionales, así como el uso de enjuage bucal, como el Listerine.

Un estudio, publicado en la revista Infecciones de Transmisión Sexual, llevado a cabo en una clínica de Melbourne, Australia, demostró que hacer gárgaras diariamente con alguna de las marcas de enjuage bucal disponibles en el mercado ayuda a hacer más lenta la expansión de la gonorrea, lo que, de acuerdo con los investigadores, resulta una medida de control y ralentización barata y efectiva a la vez.

The Guardian explica que el estudio se basó sencillamente en eso: comprobar si el enjuage bucal (ellos usaron Listerine, específicamente) podía tener un efecto "inhibidor" contra la bacteria que produce la enfermedad. Así que llevaron a cabo una prueba clínica con 196 hombres homosexuales o bisexuales que hubieran dado positivo en su prueba de gonorrea en la garganta y boca y que "estuvieran regresando por tratamiento". 

De esos hombres, alrededor de 58 sí habían dado positivo en la prueba bacteriana durante sus "visitas de regreso". Posteriormente, ese grupo fue dividido y a 33 de ellos les solicitaron enjuagarse con Listerine, mientras que los otros 25 lo hicieron con una "solución salina".

Los resultados finales demostraron que la "proporción de gonorrea viable" en la garganta fue de 52 por ciento en el caso de los que usaron el enjuage bucal contra un 84 por ciento en el caso de los que usaron la solución. Estos resultados preliminares sientan las bases para nuevas investigaciones y para continuar con un estudio meticuloso que confirme o descarte el uso de los enjuages como tratamiento contra la gonorrea. 

Las ventajas de este tratamiento son muchas: es barato, es muy fácil de usar, no tiene efectos secundarios, es un tratamiento que termina con la dependencia al uso de condón y logra, de forma efectiva, inhibir el crecimiento y la expansión de la infección y la bacteria que la provoca, Neisseria gonnorhoeae.

Incluso, el creador del enjuage bucal Listerine afirmó a finales de 1800 que podría ser usado para curar la gonorrea durante la era "preantibiótica", aunque jamás se habían publicado estudios científicos que confirmaran o negaran sus afirmaciones. Sin embargo, los investigadores deben definir el tiempo que duran los efectos beneficiosos y si podría llegar a frenar completamente la difusión.

*

Podría interesarte: 

10 mitos sobre enfermedades de transmisión sexual que tienes que conocer para no arriesgar tu vida

¿Qué es el juego de la “ruleta sexual” y por qué preocupa a las autoridades?

Revelan el secreto mejor guardado de La Mona Lisa: su enfermedad de transmisión sexual





ETIQUETAS: enfermedades
REFERENCIAS:
Regina Mendoza Regina Mendoza

COMENTARIOS