El hambre en África está llevando a cientos de mamíferos a la extinción

Regina MendozaMiércoles, 19 de octubre de 2016 11:29

shares
Noticias hambre en africa



Colgados, como reses en rastro, se exhiben partes de lo que parece haber sido un felino, el torso de un gorila, una trompa de elefante y una cola de cocodrilo. En el piso yacen caparazones de tortuga, puercoespines y una serpiente abierta a la mitad.
En México, el tianguis  oferta verduras, quesos, pollo, pescado, res, alguna reliquia y libros viejos. En África, los mercados locales venden carne exótica al por mayor.
Las criaturas salvajes han dejado de ser los dueños de la sabana africana: su destino se encuentra en caldos caseros o platillos minúsculos de restaurantes extravagantes occidentales.

De acuerdo a The Guardian, los consumidores de carne salvaje se están comiendo hasta la extinción a cientos de especies de mamíferos.
El estudio fue presentado en el diario Royal Society Open Science e identificó a 301 mamíferos terrestres amenazados por cacería alimenticia (7 % del total de los mamíferos en el mundo y una cuarta parte del total de los amenazados).
Entre ellas se encuentran 168 primates, 27 tipos de murciélagos, 12 carnívoros, 73 ungulados y 21 roedores. Se estima que 6 mil toneladas de animales son extraídas de sus hábitats naturales cada año.

La miseria obliga a cazar y vender sin descanso. Además de ser una fuente de ingresos, es mucho más barata que la carne de animales domésticos. Los cazadores están sustituyendo la labor de los depredadores, que a la larga también desaparecerán.

 Los científicos que están detrás de la investigación han advertido que si no se toman medidas al respecto, además del problema ambiental que implica la desaparición de cualquier especie, la seguridad alimentaria de los que dependen de estos manjares también colapsaría.

En algunas zonas pobres del continente, perseguir, cazar y consumir indiscriminadamente a cualquier mamífero que salga al encuentro (sin importar sin su especie peligra o no) es una práctica común, justificada en todo caso por la hambruna.

Según International Business Times, comer especies salvajes y potencialmente amenazadas o en peligro de extinción parece ser la única alternativa para nutrir a los infantes. En algunos países, comer carne es un evento que se repite una vez cada cuatro o cinco meses.

Pero en la mayoría de los casos y con mayor frecuencia, la carne de gorila, de elefante o de cocodrilo sólo sirve para embelesar al público de los restaurantes propiedad de empresas millonarias.

Hoy no sólo la deforestación y la pérdida de hábitat están llevando a las especies a la extinción. Su desaparición irremediable implicaría una desestabilización de los ecosistemas y miles de personas morirían por no consumir proteína alguna.


*Con información de: The Guardian, Anima, International Business Time. 





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Regina Mendoza Regina Mendoza

COMENTARIOS