PUBLICIDAD

NOTICIAS

'La Familia': la afición judía ultraderechista más racista del mundo que repudia a musulmanes y árabes

«Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno… Guerra! Guerra! Guerra!»: es el grito de bienvenida de una de las aficiones más racistas en el mundo del futbol: el Beitar Jerusalén, uno de los clubes israelís más importantes y ganadores de la liga en aquel país.

"La Familia" es el nombre de la porra principal del club, que arremete de manera racista contra cualquier jugador que no sea judío, principalmente si se trata de palestinos o musulmanes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Foto: Vice sports.

Su afición se caracteriza por formar parte de la ultra conservadora nacionalista israelí, donde muchos de sus socios forman parte de la misma derecha política del país, incluyendo al actual mandatario, Benjamín Netanyahu, abierto aficionado al Beitar.

Cada domingo por la noche, previo a los partidos de local del Beitar, a las afueras del estadio Teddy Kollek los aficionados se reúnen en familia o con amigos para beber cerveza o comer algo. Sin embargo, los miembros de La Familia se encapsulan para corear sus orgullosos cánticos: «Aquí estamos, aquí estamos. El equipo más racista del país», al calor y color de las bengalas y los bombos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Intolerancia extrema

Un suceso que expuso la intolerancia racial entre la afición del Beitar, fue en el verano de 2013, cuando el entonces presidente del club, Arkady Gaydamak, padre del actual dueño del Portsmouth FC de Inglaterra, contrató a dos jugadores de origen chechenio-musulmán: Zaur Sadayev y Dzhabrail Kadiyev.

Contratación de Sadayev y Kadiyev *Foto: la izquierda diario.

Durante un partido contra el Netanya, el centro delantero Sadayev fue abucheado cada vez que tocaba el balón. En el primer tiempo el delantero chechenio anotó a favor del Beitar y festejó con el argentino Darío Fernández, sin embargo, la reacción de "La Familia" fue única: poco a poco daban la espalda al jugador musulmán abandonando las gradas sin ninguna celebración, mostrando una pancarta que decía: «Beitar siempre puro».

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante aquel partido, Avigdor Lieberman, ministro de relaciones exteriores de Israel , describió al club como el más popular, mezclado con un discurso de de amor al país y al judaísmo.«El Beitar es el equipo del pueblo que representa la protesta contra el establishment, así es como se percibe al club», dijo a The Guardian.

 Desde entonces, ambos jugadores recibieron amenazas de muerte en las calles de Jerusalén durante su estadía en el Beitar, por lo que contrataron guardaespaldas para protegerse cuando salían a entrenar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

«Nuestra esperanza no ha muerto, nuestra esperanza de 2 mil años de ser una nación libre y pura. La tierra de Sion y Jerusalén» recibió "La Familia" al equipo durante un entrenamiento mientras abucheaban a la pareja de jugadores musulmanes. Los aficionados arremetían contra ellos quejándose con la directiva de haber traído dos musulmanes y no jugadores de futbol.

*Foto: The Independent.

El mediocampista del Beitar, Ofor Kriaf dijo a The Guardian que la única tolerancia que tienen los aficionados del club es hacia los cristianos, pero los musulmanes son repudiados y rechazados en general. Su llegada generó una protesta general de la afición, perpetrando disturbios y actos vandálicos contra cualquier establecimiento musulmán, al grito de: «Israel siempre libre del Islam», o «fuera los terroristas». Al final el club tuvo que vender a ambos jugadores por el descontento general y la baja de socios por protesta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD