Los efectos psicológicos del bullying a largo plazo explicados por un experto

Lau AlmarazJueves, 1 de febrero de 2018 9:24

shares
Noticias

¿Qué tan profundos son los efectos psicológicos del bullying a largo plazo? Un experto nos lo explica


Francisco Aguilar nunca se imaginó que hacerle bullying a un par de hermanos en la primaria, hace ya por lo menos dos décadas, le costaría la vida años después. Él recibía educación básica junto a los hermanos Luis Miguel y Dionicio Hernández en el ejido Labor Cárdenas, ubicado en San Luis Potosí. Siendo niños, la vida parecía ser fácil.


En 2010 se reencontraron en Matamoros, en donde rentaron juntos una casa, pues consiguieron trabajo en una bodega de semillas establecida en la avenida Pedro Cárdenas. Una noche, los tres recordaron las épocas en las que Francisco los maltrataba y, al no mostrar ninguna clase de arrepentimiento, decidieron acuchillarlo hasta quitarle la vida. Ahora, ocho años después, Dionicio fue capturado en Zacatecas después de confesar el homicidio. Luis Miguel, su hermano, presuntamente huyó a Estados Unidos.


Esto dejó una pregunta al aire: ¿El bullying puede generar efectos psicológicos tan profundos que, años después, se busque a los maltratadores para cobrar venganza? ¿Son en realidad una causal que, a largo plazo, provoque algún tipo de violencia o, incluso, homicidio? Elizabeth Ruíz, doctora en Psicología por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México y egresada de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, lo explicó a CCNews.


 Los efectos psicológicos del acoso escolar a largo plazo, pueden ser fatales. (Foto: La Unión de Morelos)


«El bullying es un factor que provoca la depresión y baja autoestima de los niños pero los puede dañar tan profundo, que puede dejar huella hasta la etapa adulta», refirió la psicóloga mexicana. «Cuando existe un maltrato, sea o no profundo, se queda en la víctima como si fuera un quiste que se va desarrollando en la adolescencia y explota en la adultez, ya cuando poco se puede hacer para revertir el daño psicológico».

En México, de acuerdo a la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, 7 de cada 10 niños sufren diariamente algún tipo de acoso. Incluso, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló que, hasta mayo del 2017, 18.8 millones de alumnos de primaria y secundaria tanto de escuelas públicas como privadas, han padecido bullying en algún momento de sus vidas.

 Los efectos psicológicos en la adultez dependen también de la personalidad de la víctima. Por ejemplo, la repercusión es mayor cuando son tímidos que cuando son menos cohibidos y, sobre todo, cuando tienen las herramientas para hacer frente al problema de bullying.


El bullying puede prevenirse con programas de atención en contra del acoso en las escuelas. (Foto: México Nueva Era)

 

El problema, indica Elizabeth Ruíz, es que el bullying es una situación que no sólo afecta a víctima y a acosador, pues al final las consecuencias de la violencia se convierten en conductas hasta delictivas, como en el caso de estos hermanos.

Es tan profunda la herida que puede dejar en personas con baja autoestima que pueden crearse agresores que busquen venganza en cualquier persona, o hasta atentar contra ellos mismos.

En 2014, el Centro para Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), reveló que a corto y mediano plazo, los efectos pueden traducirse en depresión, baja autoestima, ideación e intento suicida. A largo plazo puede devenir en riesgos psicosociales para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, problemas financieros, menor optimismo y una percepción subjetiva de ser tratado de forma mucho menos justa por los demás.


Podría interesarte:


El bullying podría desaparecer en América Latina gracias a Finlandia

«Si los niños se aburrieran más, habría menos bullying», afirma académica

¿Todas las escuelas del Estado de México cuentan con un especialista para atender el bullying?


ETIQUETAS: México violencia
REFERENCIAS: Milenio Psyciencia
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS