PUBLICIDAD

NOTICIAS

La Ciudad del Conocimiento y el primer edificio bioclimático de México


El tema del medio ambiente ha cobrado relevancia internacional debido a las consecuencias que ha tenido la mano del hombre y el cambio climático en la naturaleza y en nuestras propias vidas. Muchos países ya se encuentran implementando propuestas verdes que ayuden a disminuir los efectos de la contaminación, algunos de los proyectos tienen que ver con la arquitectura verde y la forma de utilizar los espacios de manera sustentable.

Hidalgo será la primera entidad en México en tener un edificio bioclimático que, al ser autosuficiente, aprovechará al máximo los recursos disponibles para disminuir la demanda energética hasta en un 80 %.

Se trata de un edificio amigable con el medio ambiente que será sede de la Unidad de Gestión de Conocimiento, un proyecto que ocupará al menos dos mil metros cuadrados dentro de la Ciudad del Conocimiento y la Cultura en la entidad, la cual es un complejo dedicado a la educación y al fomento de proyectos culturales, desarrollo científico y tecnológico, en donde el Instituto Politécnico Nacional (IPN) colabora con una amplia participación de 60 hectáreas para crear su nuevo campus, considerado como el más grande fuera de la Ciudad de México, con cuatro mil estudiantes en el nivel medio superior y hasta tres mil 500 de educación superior.


Pachuca Ciudad del Conocimiento y la Cultura busca ser un ecosistema que atraiga al estado empresas con vocación científica y tecnológica a través de la instalación de IES (Iluminating Engeneering Society) con programas de alta calidad académica y centros de investigación enfocados a las seis vocaciones específicas: tecnologías de la Información y Medio Ambiente, Economía del Conocimiento, Agrobiotecnología, Metal-Mecánica, Textil-Vestido y Logística.


El diseño del edificio bioclimático consistió en aprovechar el proyecto ejecutivo planteado en un principio y después analizarlo bajo los parámetros de la arquitectura sustentable. Ello significó hacer uso de los recursos naturales disponibles (sol, agua y viento) de Hidalgo
, conocida como la bella airosa, para nutrirse de fuentes renovables.

Lo anterior permitió identificar la orientación de los vientos dominantes para ofrecer una ventilación natural y adecuada, el tipo de materiales para su envolvente y los criterios de ahorro energético. “El objetivo fue hacerlo lo más autosuficiente posible para cumplir con la norma NMX-AA-164-SCFI-2013 de Edificación Sustentable”, anotó el arquitecto Sergio Javier Meléndez García, investigador de la Universidad Autónoma de Morelos.


Hasta ahora ninguna construcción ha cumplido con esa normatividad, la cual es una certificación similar a la LEED de Estados Unidos que está regida por parámetros comparables a nivel internacional.

El proyecto arquitectónico estará conformado por dos niveles que albergarán oficinas para aproximadamente 80 personas y distintas salas de juntas y servicios, ya que fungirá como la administración general del parque tecnológico.

La azotea estará cubierta por una loza curva para tener un comportamiento más bioclimático, es decir, su función será permitir entrar más el sol y aprovechar el aire turbulento de Pachuca para evitar el uso de energía convencional, contará con tres aerogeneradores de eje vertical para aprovechar la intensidad de los vientos que oscilan entre 25 y 60 kilómetros por hora en el año y generar 11 mil kilovatios por hora. Además tendrá un sistema de captación de agua pluvial, el cual cubrirá 50 por ciento de la demanda de un año y podrá usarse para abastecer los servicios y en el riego de áreas verdes; después será tratada y reutilizada.

Para la cubierta de los muros, por ejemplo, los constructores emplearán concreto celular que posee un aislante térmico y de sonido. La superficie del estacionamiento también tendrá “eco-cemento”.

El inmueble verde tuvo una inversión de 40 millones y el cumplir con el conjunto de normas eleva 10 % su costo en comparación con alguno convencional. Sin embargo, la ventaja de este tipo de construcciones radica en que se garantiza que el retorno de inversión es de entre 4 y 5 años, además de que no deja huella ambiental y ayuda a reducir los gases de efecto invernadero que tanto dañan al planeta y a las personas.

****
*Fuentes: Notimex y Obras web.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD