Países se preparan para dejar de usar billetes y monedas, ¿será el fin del efectivo?

Ernesto SantillanJueves, 2 de febrero de 2017 11:03

shares
Noticias dinero en efectivo podria desaparecer


Cargar con una cartera llena de billetes algunas décadas atrás habría significado poder y seguridad, factores que gracias a los avances tecnológicos y a la digitalización de la información, fueron adoptados por los métodos de pago electrónicos, los cuales podrían incluso llegar a sustituir al dinero físico que actualmente usamos.

El país que lleva la delantera e incluso ya estableció una fecha para la cual el dinero en efectivo desaparecerá de sus calles, es Suecia.
En esta nación nórdica, apenas un 2 por ciento de los pagos se realiza con billetes y monedas, siendo el 98 por ciento de las transacciones de carácter digital.

Esta transición la lograron en un tiempo aproximado de seis años (2009-2015), y de acuerdo con las autoridades suecas, para el año 2030 todos los pagos serán digitales.
Sin embargo, son poco los países que se han determinado a seguir este camino, ya que las características necesarias, tanto sociales como económicas, que requiere un país para poder llevar a cabo esta transición son extremadamente complejas de conseguir.
Algunas de las ventajas que podrían provenir de este nuevo y moderno sistema de capital digital son la comodidad y sencillez de uso; no importa a dónde vayas ni la moneda en la que tienes que pagar, si el dinero es digital puedes realizar cualquier transacción.
Por otro lado, la seguridad es un factor que ha llevado a muchas personas a hacer la transición de cargar con dinero en efectivo a tarjetas de crédito o débito.

Es mucho más fácil y mayor la pérdida si te llegan a robar una cartera llena de billetes que si te roban o pierdes la tarjeta. Para el ladrón conseguir la clave o poder realizar alguna transacción importante antes de que el dueño original la cancele es mucho más complicado.
Los gobiernos se ahorrarían millones en materia prima que se podría destinar a otras causas o necesidades sociales; aunado a estos beneficios, los medios electrónicos de pago garantizan la trazabilidad completa de las transacciones que se produzcan en el planeta. Ello implicaría acabar con la opacidad a la hora de mover dinero, una barrera clave para acabar con los movimientos de dinero negro hacia paraísos fiscales.

Sin embargo, no todo lo que conlleva este modelo es positivo. En términos de seguridad, la privacidad es el principal obstáculo. Ya que una vez que vivamos en un mundo totalmente digitalizado, los gobiernos y las empresas dueñas de nuestros datos podrían seguir todos y cada uno de nuestros movimientos, lo que implicaría una violación grave a uno de los derechos humanos más básicos de toda persona: la privacidad.

Otro de los problemas a los que este sistema de pagos digitales se enfrenta es hacer accesible todas estas herramientas digitales a personas discapacitadas, débiles visuales o con trastornos mentales.
Para México, a diferencia de Suecia, el camino para llegar a ese punto es tan largo que en el país el porcentaje de personas que únicamente usan medios de pagos digitales para realizar sus transacciones es mínima.
Aunado a esto, el país no cuenta con la infraestructura ni las condiciones sociales, económicas o políticas para poder adaptarse al innovador sistema de pagos cien por ciento digitales.

*

Podría interesarte:

Trump y el gasolinazo provocan que el dinero de los mexicanos alcance para menos.

Trump piensa pagar el muro con dinero de Estados Unidos.

Por qué usar tarjetas de débito o crédito puede convertirse en una pesadilla.





ETIQUETAS:
REFERENCIAS:
Ernesto Santillan Ernesto Santillan

COMENTARIOS