Las "curaciones" a homosexuales en China que violan los derechos humanos de la comunidad LGBTI

Fernando CastilloMiércoles, 15 de noviembre de 2017 10:55

shares
Noticias

Un informe de HWR revela que en China aún se frecuentan las prácticas de "curación" hacia los homosexuales por aún considerarlos enfermos mentales.

Para la hermética sociedad china, la homosexualidad sigue siendo considerada una enfermedad mental oficial por el Colegio de Psiquiatras, que la reinstauró —a pesar de que en 2001 se eliminara de la lista de problemas mentales— tras un juicio donde la mayoría de los miembros de la comunidad médica abogaron que en efecto, era un trastorno mental.


El tratamiento más conocido para combatir la homosexualidad, según los chinos, son las “terapias de conversión” que no son más que sesiones psicológicas con medicamentos para hacer cambiar la orientación sexual del paciente, las cuales se imparten tanto en clínicas privadas como en hospitales públicos de toda China, sin embargo, ahí dentro se llevan a cabo prácticas que arremeten contra la integridad de los implicados.



Dentro de la cultura china, las personas gays sufren una fuerte presión familiar y social por el sustancial arraigo tradicional con respecto a la formación de una familia. Es una cuestión de honor y responsabilidad que los hijos tengan una descendencia para mantener vivo el legado familiar.


Un nuevo informe de la organización no gubernamental internacional Human Right Watch, acusa que estos pseudotratamientos (que además son sumamente caros), abarcan técnicas que se usaban en el siglo XIX, como el electrochoque, la suministración de fuertes fármacos y la hipnosis.


«Mi papá se arrodilló enfrente de mí implorándome a que tomara el tratamiento, diciendo que no podía concebirse en una sociedad que viera a su hijo como una persona gay», dijo Ni Wen Qi, un joven que fue entrevistado por el Human Right Watch.


Colectivos de la comunidad LGBTI en China. (Foto: CNN )



Lo que también acusaron los entrevistados para realizar el informe es la serie de insultos y acoso verbal a los que los somete el personal médico, que los califica de “depravados”, “anormales”, y “pervertidos”. Además se les obligó a consumir medicamentos vía oral o intravenosa sin ser informados de las sustancias que estaban recibiendo.


«Ni la enfermera ni el médico quisieron decirme qué clase de pastillas estaba tomando, sólo respondieron que eso me ayudaría y que es parte vital del tratamiento. Después de ingerirlas me sentía con mucha energía durante horas, como en un estado de euforia, después de unas 3 horas me sentía deprimido y muy cansado», dijo al Human Right Watch, Li Zhi.


En China arremeten los derechos humanos de la comunidad LGBTI (Foto: Women of China)


Otros relataron que recibieron fuertes descargas eléctricas mientras veían escenas sexuales de parejas homosexuales, con el fin de relacionar la homosexualidad con algo doloroso.


«Han pasado más de 20 años desde que China dejó de pensar que la homosexualidad es un delito, pero ¿qué es peor, ser considerado un criminal o ser sometido a tratamientos inhumanos y que violan los derechos humanos con acciones que se hacían hace 200 años?», explicó a El País Graeme Reid, director de los derechos de la comunidad LGBTI de Human Right Watch.


Según el informe, en el 60 por ciento de los casos que fueron sometidos al tratamiento se aplicaron en hospitales públicos, y el resto, en clínicas psiquiátricas avaladas por la Comisión Nacional de Salud del gobierno. No sólo China permite este tipo de tratamientos, en países como Brasil, Zimbabwe, Malta o Ecuador; los gobiernos permiten este tipo de “curaciones” que arremete a la seguridad y a los derechos humanos de la comunidad LGBTI.




Podría interesarte:

Australia vota a favor de la legalización de los matrimonios del mismo sexo

Gobierno de Kenia culpa a turistas homosexuales por relaciones entre leones machos

La horrible realidad de los homosexuales en Nigeria


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS