La prisionera cristiana de ISIS que sobrevivió en una cárcel subterránea durante un año

Fernando CastilloJueves, 4 de enero de 2018 13:54

shares
Noticias

Por afecto, un soldado de ISIS le brindó protección y privilegios.

Después de la invasión de ISIS del valle de Khabur, al noreste de Siria, en febrero de 2015, un convoy de extremistas de la organización terrorista secuestró a Maryam junto con otros 200 cristianos sirios. Desde esa fecha y hasta marzo de 2016, Maryam fue prisionera de los yihadistas en una prisión subterránea que le impidió ver la luz del día durante prácticamente un año.


Hoy,Mar Afram Athneil, obispo sirio, logró recaudar millones de dólares provenientes de todas las comunidades cristianas del mundo para ayudar a los 200 secuestrados a retomar sus respectivas vidas. Entre ellos Maryam de 16 años que contó su historia a L’Espresso en su nuevo hogar en Raqqa.


Isis dominó el norte de Siria prácticamente durante tres años. (Foto: L'Espresso) 


Acorralados y sin ayuda


Fue una mañana fría de febrero cuando las milicias de hombres encapuchados y vestidos de negro con armas largas atravesaron el río que colinda con Tel Shamiram, el pueblo de Maryam.


Recuerdo que unos hombres entraron a mi casa y capturaron a mi padre mientras mi madre y yo nos escondíamos en la casa del vecino hasta que dos días después nos descubrieron y llevaron a Shaddadi.


Allí, hombres y mujeres fueron separados donde ellas fueron encerradas junto con otras 40 mujeres en una habitación para después ser obligadas a orar a Alá: «Yo no sabía las oraciones por ser cristiana, pero logré disimular», dijo.


ISIS durante la toma de Raqqa en 2014. (Foto: Alalami.ir) 


Un par de meses después, Maryam fue llevada a Raqqa junto con un grupo de cristianos considerados “infieles” por los extremistas. Y entonces comenzó su martirio de vivir en una prisión subterránea en una celda húmeda y oscura. «Fingí estar enferma para que me llevaran al hospital y ver aunque sea por unos minutos la luz del día», cuenta la mujer.


También describió que como a los judíos durante el Holocausto que debían portar la estrella de David en el brazo, a los cristianos se les marcaba usando zapatos de color azul en un pie y rojo en otro.


Prisionera privilegiada

 

Para fortuna de Maryam, nunca fue víctima de maltrato físico ni sexual ya que es sabido que los yihadistas usaban esclavas sexuales durante la guerra:


Recuerdo mucho a Abu Zinab, un soldado de ISIS quien siempre fue amable conmigo, me trataba bien y de hecho se hizo pasar como mi novio para que yo tuviera mayores privilegios.


La cristiana siria recuerda que con Abu la comida siempre era abundante y buena, desde carne con papas y arroz hasta caramelos y postres.

 

Maryam mostró el contenido de una caja con objetos durante su encarcelamiento: unas piezas de Lego con las que jugaba en ratos de soledad y aburrimiento, un anillo en forma de corazón y unos trozos de papel con las oraciones de otro prisionero cristiano de Raqqa.


Poco antes de su liberación y ante la evidente derrota y retirada de ISIS de la región norte de Siria, Maryam prometió a su protector Abu Zinab que lo buscaría después de la Guerra y que oraría por él para que regresara con su familia.


Maryam goza de una vida tranquila hoy en día. (Foto: L'Espresso) 


De vuelta a la normalidad

 

Ya con una rutina, una vida tranquila y normalizada, la joven siria visita a su familia al otro lado de Raqqa en donde conoció a Aodesho, su actual novio que también sufrió la invasión de ISIS: «Aodesho nos ayudó a mis padres y a mí a conseguir una casa nueva y hasta un coche para visitar a mi primo».


Se estima que de las 23 familias cristianas que vivían en el valle de Khabur, sobreviven sólo cinco después de la invasión de ISIS, entre ellas la de Maryam. Tras el asedio de las fuerzas kurdas y el ejército oficialista sirio, cientos de personas fueron liberadas en las ciudades norteñas del país, pero perdiendo todas sus posesiones y propiedades. Sin embargo, hoy muchos sirios, sin importar su religión o etnia, tienen la esperanza de reconstruir sus vidas a pesar de la adversidad.


Podría interesarte:


¿Qué pasará en Medio Oriente tras la derrota de ISIS en Irak y Siria?

Niños de Mosul regresan a clases después de tres años de guerra contra ISIS


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS