Obsesión por la belleza o ¿por qué los cosméticos coreanos son los mejores del mundo?

Cultura ColectivaMartes, 24 de octubre de 2017 19:46

shares
Noticias

Verle la piel de porcelana a las mujeres coreanas es razón suficiente para no resistirse a la compra compulsiva de cremas y mascarillas.


Ya en 2014, una investigación publicada por el periódico japonés Nikkei Inc. decía que las marcas de cosméticos coreanos estaban cerca de destronar a los japoneses, favoritos por décadas en los anaqueles más copados de los centros comerciales.


El dato era relevante: China e India, consumidores voraces de cosméticos, estaban teniendo un nuevo favorito y el crecimiento de ventas de los productos de Corea del Sur estaba en un 34 por ciento al año desde 2012.


*Foto: Pixabay.


El reporte remataba con los números: 2.083 millones de dólares facturó en 2013 AmorePacific, la marca de cosméticos coreana más popular en ese entonces y su posición de ventas a nivel mundial ya estaba en el puesto 10; la compañía valía 7 mil 200 millones de dólares. Nada mal para cremas humectantes capaces de refrescar, hidratar y borrar las manchas de la edad, todo a la vez.


Despreciar la importancia de la cultura de la belleza sería torpe, así que no malentiendan el dato, pero poner el contexto del crecimiento de esta industria en dos países cuyos problemas económicos y sociales son de especial atención, no es menor.


Quizá no alcanzan estas páginas virtuales para explicar el fenómeno de belleza coreana que, además, se ayuda de otros productos culturales como sus telenovelas, el k-pop y hasta los ritos de 10 pasos que afirman pueden revertir cualquier pifia de la genética como el Soko Glam.


Pero tampoco hay que ser un genio para entender la globalización, los estereotipos occidentales de belleza —blanquear, adelgazar y rejuvenecer— y los deseos de ser «más bonita que ninguna» porque el éxito, también, es verse guapo.


*Foto: Pixabay.


Pero la industria coreana ha ido más allá de las BB cream, el poderío estético ahora no sólo se conforma con sus 10 mil millones de dólares anuales en Europa y los 8.35 millones de dólares tan sólo en los mercados de Brasil, Chile y Colombia, o con haber crecido un 738 por ciento de 2008 a 2017.


Ahora, uno de los ideales de piel de porcelana coreana se centra en las cirugías estéticas, de las que las operaciones de reducción de mentón y párpados, el levantamiento de nariz y la puesta de tobillos más largos son los favoritos de los quirófanos coreanos, donde las modas se corren rápido pues uno de cada 77 surcoreanos recurre a una intervención para mejorar su aspecto.


*Foto: Especial.


Por lo menos hasta el 2016, más del 25 por ciento de las surcoreanas entre 19 y 49 años admitió haberse sometido a una cirugía estética.


Incluso se han tenido que inventar papeleos y certificados de identidad por el turismo estético de Corea, y el antecedente lo sentaron nueve mujeres chinas que en 2009 tuvieron problemas para regresar a su país porque las fotos de sus documentos no coincidían con sus nuevas caras.


Entre México y Corea del Sur, la inversión acumulada de empresas coreanas en 2016 se previó en 6 mil millones de dólares. Y a pesar de que no se concretó un acuerdo comercial entre los dos países en los últimos 10 años, el comercio entre ambos se triplicó en el mismo periodo de 18 mil a 54.2 millones de dólares. Además de coches y electrónicos, una de las industrias pujantes es la de la cosmética.


*Foto: Pixabay.


La promesa de ingredientes naturales para los más hippies, no pruebas en animales para los pet friendly, desarrollo tecnológico para los más avanzados y hasta piel perfecta para los más vanidosos, son sólo algunos de los más notables compromisos dentro de una gama abundante que sí cumplen los cosméticos coreanos, y eso no se puede negar.


Así que si ves «made in Corea» en tu tinta de labios, polvo de arroz o gel humectante, lo más probable es que estés por enviciarte con marcas que harán tus poros y cuenta de banco más pequeños.

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS