El sindicato de prostitutas que busca acabar con la explotación sexual

Lau AlmarazViernes, 18 de agosto de 2017 20:35

shares
Noticias cooperativa de prostitutas en amsterdam

Desde el año 2000, luego de levantarse la prohibición que pesaba sobre los burdeles desde 1911 en Ámsterdam, la prostitución se convirtió en un trabajo legal en Holanda. Desde ese momento, es común ver a las mujeres en lencería en el conocido Barrio Rojo, un lugar atiborrado de vitrinas en donde las sexoservidoras ofrecen sus servicios.

A pesar de la libertad de expresión que existe en referencia al trabajo de las prostitutas holandesas, hay varias problemáticas que aquejan a estas mujeres que hoy, apoyadas de un alcalde de ideas progresistas, intentan revertirlas a través de un sindicato que las apoye.

My Red Light busca empoderar a las mujeres a través del establecimiento de sus propios horarios de trabajo, el diseño de las habitaciones en donde atenderán a sus clientes, así como la capacitación en temas administrativos para que ellas mismas puedan abrir sus propios burdeles, erradicando la explotación sexual de la que son víctimas.


cooperativa de prostitutas en amsterdam 1

*Foto: La Red 21.

Aunque muchas personas desconfían porque el gobierno, a través del alcalde de Ámsterdam, está involucrado en la iniciativa de creación del sindicato muchas empresas que pueden verse beneficiadas, entre ellas las compañías de diseños de interiores que colaboraron en el amueblado de las nuevas habitaciones para prostitutas y clientes.

Pero no es un beneficio que se busque únicamente para las trabajadoras sexuales, también para los hombres que se dedican al denominado el oficio más antiguo del mundo. «En verdad me apasiona la idea y creo que puede funcionar, pero también es un experimento, ¿no?», declaró Richard Hutten al diario The New York Times. «No habremos logrado nuestro objetivo hasta que My Red Light sea totalmente administrado por trabajadores sexuales y genere ganancias».


cooperativa de prostitutas en amsterdam 2

*Foto: De prisa.

La primera vez que hablaron de la creación de un sindicato similar al My Red Light, fue en 2007, cuando la ciudad intentaba combatir la explotación sexual a través de las prostitutas en el Barrio Rojo. En ese entonces, las autoridades cerraron cerca de 125 vitrinas donde las sexoservidoras se exhibían, algo que hizo pensar que el gobierno quería apartar a estas mujeres para gentrificar esta área por demás histórica en Ámsterdam.

Lo que quieren a través del sindicato es que los burdeles sean dirigidos por trabajadores sexuales activos o retirados y que con las ganancias, se invierta en talleres y otros programas como capacitación en temas de negocios y clases de idiomas. Además, quieren invertir en algo parecido a un seguro de compensación para que, quienes se enfermen o lastimen, puedan recibir algún tipo de apoyo financiero.

El único enemigo que tienen actualmente es Proud, una red de prostitutas la cual ofrece desde clases de idiomas hasta asesorías con abogados. Creen que My Red Ligth está copiando lo que ellos hacen desde hace varias décadas.


Podría interesarte:


¿La prostitución es para enfrentar la pobreza para el desempleo?

Disfrazan a orangutanes de mujer y las prostituyen


Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS