La ciencia explica por qué eventualmente todos tendremos una personalidad adictiva

Cultura ColectivaViernes, 9 de diciembre de 2016 8:21

shares
Noticias personalidades adictivas



Hacer algo de forma cotidiana, aunque para ti o los que te rodean les parezca excesivo, no tiene por qué ser un problema ni considerarse una “adicción”. Si tomar café, comer chocolate, ver televisión o cualquier otra actividad que realizas en tu día a día no te está matando, no puedes llamarte un “adicto”.
Para poder definir qué es y qué no una adicción primero se debe tener en claro cómo se debe calificar esa palabra, ¿es positiva o negativa?

Algunos la utilizan de forma positiva, como cuando hablan de alguna serie de televisión o un libro refiriéndose a ellos como “adictivos”, sin embargo, usar la palabra de este modo desvirtúa por completo el término clínico que sí es considerado una enfermedad y que destruye muchas vidas.

Mark Griffiths, profesor de Comportamiento Adictivo en la Universidad de Nottingham, explicó en un artículo publicado en The Conversation que existe un gran riesgo de confundir una adicción con un comportamiento de sano entusiasmo, porque para poder llamar a algo “adictivo” tiene que ser destructivo.

Un sano entusiasmo excesivo te da vida, mientras que una adicción te la quita”, escribió Griffiths. “Para ser clasificada como adicción, cualquier conducta debería comprender una serie de componentes clave, como la preocupación general, los síntomas de abstinencia cuando no se puede efectuar la actividad y el uso de la conducta para alterar el estado de ánimo”.

El experto también explicó que el creer que una adicción se desarrolla a causa de un estilo de vida estresante y que es una enfermedad que le ocurre sólo a pocas personas es totalmente falso.

En un estudio que Mark Griffiths realizó junto a Steve Sussman y Nadra Lisha, ambos expertos en el tema de comportamientos adictivos, encontraron que el 61 por ciento de los adultos en Estados Unidos tiende a mostrar conductas adictivas ya sea al alcohol, al tabaco, a drogas prohibidas, café, sexo, televisión o pornografía, a pesar de que esto no los dañe ni destruya sus vidas.

Por último, Griffiths explica que las “personalidad adictivas” es decir, las personas con tendencia a generar una adicción, no existen. O sí, dependiendo el ángulo.

Si bien hay rasgos como la ansiedad o la inestabilidad emocional que comparten, no significa que todos los adictos a algo van a tener esos rasgos y viceversa. Es decir, no importa cómo seas ni qué rasgos de personalidad tengas, tarde o temprano podrías ser adicto.

Así que cada que te autodenomines “adicto” a algo, primero piensa si esa sustancia o conducta está arruinando tu vida o si sólo se trata de un sano entusiasmo que no tiene porque preocuparte.

*

Podría interesarte:

Ver tanta pornografía podría convertirte en un agresor sexual.

La ayahuasca podría ayudar a combatir la depresión, según un estudio.

La droga que no conoces y con la que te podrían secuestrar en un antro.





ETIQUETAS: Adicciones
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS