Sin agua, ni baños, ni luz: La inmundicia de las cárceles en comunidades mayas

Tomasa MendozaMartes, 15 de agosto de 2017 16:30

shares
Noticias carceles en yucatan

Las cárceles de los municipios en comunidades mayas, en Yucatán, no tienen agua ni baños, ni luz. Ahí, una celda es un espacio minúsculo con un banco-cama de cemento y un retrete minúsculo, oxidado, casi al ras del suelo. Tampoco tienen agua potable para beber y nadie limpia las celdas, que están cubiertas por una capa espesa de mugre y mierda.

De acuerdo con La Jornada, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatan reportó que el 70 por ciento de las cárceles municipales se encuentra en condiciones "inhumanas" y los presos deben vivir en la inmundicia. En lo que va del año, ya han muerto tres personas.

Además de las condiciones físicas, las regulaciones para el arresto de personas tampoco existen, pues todos los que cometen una falta administrativa son llevados hasta la peste de las celdas, pues ni siquiera tienen para pagar las multas de 300 pesos, ya que la mayoría de los detenidos pertenecen a comunidades mayas con altos índices de pobreza. Generalmente, dichas faltas son por alcoholismo o por escandalizar la vía pública.


carceles en yucatan 1

*Foto: Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán.

La Codhey advierte que también observó residuos de excremento en el piso, rejas oxidadas y orificios en los pisos, todo lo cual pone en riesgo la «salud e integridad de los detenidos». Por si fuera poca humillación, los presos también deben orinar y defecar «a la vista de todos».

El porcentaje implica que en 99 de las 105 prisiones que hay en las zonas rurales, es decir, localizadas en comunidades mayas, se vive en un infierno y únicamente en el 16 por ciento de 99 cárceles hay instalaciones sanitarias dignas.

Los celadores también cometen faltas que no han sido castigadas, pues no siguen los protocolos obligatorios ni de registro ni del cuidado de las pertenencias de los detenidos, además de que no les permiten hacer la llamada telefónica que legalmente les corresponde.

ETIQUETAS: cárcel
REFERENCIAS:
Tomasa Mendoza Tomasa Mendoza Periodista

Sí a las figuras retóricas.

COMENTARIOS