Así reacciona tu cuerpo si duermes en tanga

Cultura ColectivaDomingo, 7 de enero de 2018 12:32

shares
Noticias que pasa si duermes en tanga

Irritación, salpullido y cortadas son los menores de tus males si duermes seguido con esta sexy pero incómoda prenda; ¡auch!

Otro domingo en el que apenas despiertas de la borrachera del sábado y descubres que, además del maquillaje, dormiste con la ropa del antro puesta. Ay, ese dolorcito entre las pompis es conocido porque lo volviste a hacer: ¡dormiste con tanga otra vez!


Ya que es una prenda generalmente femenina (que no excluyente) los ginecólogos recomiendan siempre dormir sin panties o con unas de algodón lo bastante flojas para que todo tenga su debida oreada, porque como dicen estos expertos, cualquier tipo de ropa interior eleva la humedad y temperatura de los genitales y eso a veces puede no ser tan benéfico.

Sí, los genitales necesitan respirar para estar sanos. Las tangas no permite eso, el hilo, generalmente hecho con telas no naturales por estética, aprieta de más y se conserva en una posición incómoda que le da todas las armas para trasladar bacterias del ano a la entrada de la vagina y uretra de ida y vuelta, lo que tarde o temprano puede causar una infección.


Para nadie es información nueva que las telas sintéticas, al tener tejidos no porosos, no absorben bien la humedad, y he ahí el caldo de cultivo perfecto para la calamidad. Eso sin contar que el movimiento al dormir puede hacer que la tanga suba de más entre las nalgas hasta causar leves desgarraduras en la zona anal o vaginal, porque al dormir, muchas caen como troncos, pero la mayoría tiene movimientos nocturnos naturales.


que pasa si duermes en tanga 1

(Fuente: pixabay)


Uno de los padecimientos más comunes entre las chicas son las infecciones de las vías urinarias y la vaginosis bacteriana que no son de transmisión sexual, sino un simple pero molesto desequilibrio entre los distintos tipos de bacterias que habitan la vagina, y de ph que puede ser provocado por un cambio de jabón o por el uso de productos irritantes como desodorantes vaginales, o una simple toalla sucia.


No se trata de salir a quemar las tangas del mundo en pos de la liberación genital, pero es importante llevar un registro de las infecciones más leves y su frecuencia y, sobre todo, quitártela antes de dormir para no llamar a la irritación, el salpullido ni las cortaditas. Menos si tienes antecedentes de hemorroides.


Y si ves esos calzones de abuelita y sientes que te llaman, no les hagas el fuchi, échalos al carrito de compra porque son los mejores compañeros.


Podría interesarte:

La mitad de los hombres no son capaces de señalar dónde está la vagina en un dibujo anatómico

La ciencia asegura que los cólicos menstruales duelen tanto como un ataque al corazón

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS