Amado Nervo, el hombre que carecía de historia

mediodigitalMartes, 27 de agosto de 2013 7:16

shares
Noticias amado nervo

"Nací en Tepic, pequeña ciudad de la costa del Pacífico, el 27 de agosto de 1870. Mi apellido es Ruiz de Nervo; mi padre lo modificó, encogiéndolo. Se llamaba Amado y me dio su nombre. Resulté, pues, Amado Nervo, y esto que parecía seudónimo así lo creyeron muchos en América, y que en todo caso era raro, me valió quizá no poco para mi fortuna literaria. ¡Quién sabe cuál habría sido mi suerte con el Ruiz de Nervo ancestral, o si me hubiera llamado Pérez y Pérez!”. 

La literatura mexicana ha visto nacer, crecer y morir a cientos de escritores y grandes poetas. Uno de ellos es Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo, quien trascendió en gran parte del mundo con el seudónimo de Amado Nervo.

amado nervo 1
Nervo aseguraba ser un hombre a quien jamás le sucedió cosa alguna, afirmó repetidas veces que era un hombre que carecía de historia: "Mi vida ha sido poco interesante: como los pueblos felices y las mujeres honradas, yo no tengo historia.”(1906).

"¿Versos autobiográficos ? Allí están mis canciones, 
allí están mis poemas: yo, como las naciones 
venturosas, y a ejemplo de la mujer honrada, 
no tengo historia: nunca me ha sucedido nada, 
¡oh, noble amiga ignota!, que pudiera contarte. 

Allá en mis años mozos adiviné del arte 
la armonía y el ritmo, caros al musageta, 
y, pudiendo ser rico, preferí ser poeta. 
-¿Y después? 

-He sufrido, como todos, y he amado. 

¿Mucho?

-Lo suficiente para ser perdonado..."


Fue un cultivador incansable de la prosa, un romántico, un amante. Pero también fue un periodista que proyectaba su prosa a través de crónicas, ensayos, artículos y notas de viaje que por su estilo ameno y fluido, se granjeaban muchos lectores y contribuyeron grandemente a la difusión de su nombre.

amado nervo 2
Amado Nervo apesar de que durante toda su vida se enfrentó a diversos sucesos adversos, venturosos y otros desafortunados, fue combativo y afortunado capitán en las filas del movimiento literario más importante que ha tenido América. Por el camino de la sinceridad, de la sencillez y del trabajo silencioso, llegó a situaciones brillantes. Justo es lo que dijo en su momento de plenitud:

"Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!".

ETIQUETAS: Literatura mexicana
REFERENCIAS:
mediodigital mediodigital

COMENTARIOS