PUBLICIDAD

NOTICIAS

La virginidad de una joven salva a sus padres de quedarse en la calle



¿Cuántas veces has tenido problemas económicos y urgencia por conseguir dinero? En un mundo de economía impredecible y feroz, donde la pobreza define a más de la mitad de la población del mundo, conseguir recursos requiere nuevos enfoques.

¿Te has preguntado hasta dónde serías capaz de llegar por conseguir ese respiro económico? Imagina que eres una joven tranquila que tiene el sueño de estudiar en una de las mejores universidades del mundo, pero tu objetivo se puede ver truncado por las precarias condiciones económicas de tu familia.

Además, a ti y a tu padres los desalojarán de la casa donde vives porque no pagaron la hipoteca. Cuando la fecha llegue, no tendrán a donde ir ni dinero para sobrevivir. La situación es desesperante y tú no sabes de qué forma ayudar a mejorarlo, porque ningún trabajo te ofrece el sueldo necesario para salir del problema.

Entonces se te ocurre vender algo de tu propiedad, algo íntimo que según las normas de la sociedad, sólo se la debes entregar a alguien que quieras como a nadie: tu virginidad.
A cambio obtendrás más de un millón de dólares, ¿lo harías?

Esta es la historia de Alexandra Kefren, una joven rumana de 18 años de edad que decidió poner un anuncio en una agencia de escorts europeas ofreciendo su virginidad a cambio de un millón de euros.

El dinero que obtenga del comprador lo utilizará para comprarle un hogar a sus padres y para tener la solvencia económica necesaria para poder salir de Rumania y estudiar una carrera en la Universidad de Oxford.

Empujadas por la pobreza y la desigualdad, miles de mujeres en todo el mundo como Kefren, obtienen los recursos necesarios para pagar su educación a través de las relaciones sexuales consensuadas.

"Muchas mujeres pierden su virginidad con sus novios y después del sexo terminan con ellos, eso no vale la pena”, Kefren dijo la mañana de este miércoles en el programa británico This Morning, mismo en el que confirmó sus intenciones y aprovechó para promocionar su oferta. "Yo tengo una buena causa, necesito el dinero para estudiar en la Universidad de Oxford, además vivo en un país muy pobre y necesito comprar una casa para ayudar a mis padres”.

Sus palabras sorprendieron a los conductores del programa y desataron diversas reacciones en redes sociales, algunos afirmando que la joven miente y sólo inventó esa historia para iniciar una carrera en la prostitución, otros la defendieron bajo el argumento de que nadie debe juzgar las decisiones ajenas.

Después de su aparición en la televisión del Reino Unido, Alexandra Kefren fue entrevistada para el Daily Mail, donde dijo que su plan sigue en pie.
“Lo veo estrictamente como un negocio, nada emocional. Pienso que todo saldrá bien”, declaró. “Una copa de vino será suficiente para lograrlo”.

También reconoció que su idea se le ocurrió después de ver la película “Propuesta Indecente”, donde el personaje interpretado por Robert Redford le ofrece un millón de dólares al personaje de Demi Moore a cambio de pasar la noche juntos.
Catarina Migliorini, una joven brasileña de 20 años también vendió su virginidad en 2012 al mejor postor por medio del sitio web VirginsWanted.
Comenzó pidiendo 190 mil dólares y en menos de 24 horas, la subasta llegó a los 780 mil.

Tras darse a conocer su caso, la joven brasileña también fue atacada en redes sociales en donde se le acusó de promover la prostitución. En aquel momento, Migliorini se defendió al decir que hacerlo una vez en la vida no la convertiría en prostituta.
“Es como si tomas una muy buena foto, eso no te convierte automáticamente en un fotógrafo", dijo en entrevista para Univisión.

Cuando le cuestionaron qué haría con el dinero, la brasileña dijo que lo ocuparía para pagar sus estudios universitarios y para construir casas en las regiones más pobres de su país.

*

Podría interesarte:

La película sobre intercambio de sexo que volvió loco a los jóvenes de Japón.

Exlíder del PRI en el DF involucrado en red de prostitución queda libre de toda culpa.

Aseguran que el sexo las drogas y la religión son lo mismo para el cerebro.





Podría interesarte
Etiquetas:mujeres
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD