Los ajolotes dieron las bases de la medicina regenerativa

Regina MendozaViernes, 25 de noviembre de 2016 10:34

shares
Noticias ajolotes



Los ajolotes, “monstruos de agua” endémicos del Valle de México, exentos del proceso de metamorfosis, organismos con la mayor capacidad de recrear extremidades y órganos externos ayudaron a sentar las bases de la medicina regenerativa e incluso podría ser un tratamiento alternativo para algunas enfermedades del aparato respiratorio.

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en España, han dado un paso en esa dirección” tras lograr una “reprogramación” de las células maduras en ratones adultos. De acuerdo al diario El País, el objetivo es que las  células sirvan algún día para reparar tejidos dañados sin necesidad de extraerlas del organismo, tal como lo hacen los ajolotes.

Manuel Santos, quien dirige la investigación, tomó como base el proceso implementado por el japonés Shin’ya Yamanaka (premio Nobel 2012) que logró “reprogramar” las células humanas a su estado original (células madre), pero no lo hicieron fuera del cuerpo, sino directamente en el lugar de la lesión. Es decir, si se puede lograr in vitro (dentro de un tubo de ensayo), es probable que también puedan hacerlo in vivo.

ajolotes


No obstante, cuando se trata de experimentación en vivo, directamente en el organismo, la regeneración de las células no alcanza al periodo embrionario, que es precisamente cuando las células madre todavía tienen la capacidad de transformarse en cualquier órgano.

La importancia de los nuevos estudios consiste en que, a pesar de tratarse de una regeneración parcial, sí se puede alcanzar la inmadurez de la zona afectada y se espera que en futuro se dé descubra cómo sucede la reparación completa planteada por Yamanaka a nivel fisiológico.

Otros estudios también han desvelado las bondades del ajolote: de acuerdo al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) no se han divulgado científicamente las aplicaciones que podría llegar a tener para aliviar la tos, flemas y dolor “además de algunos síntomas de la enfermedad de la tristeza”.

Tzintia Velarde Mendoza ha estudiado a los ajolotes farmacológicamente y advierte que se deberían retomar los conocimientos tradicionales con el material previo para “estudiar lo que aún no se conoce”, que es lo relacionado con el aparato respiratorio “flemas, dolor, así como síntomas asociados con la cultura”.

Actualmente, el ajolote se encuentra en peligro crítico de extinción, su supervivencia va más allá de la importancia cultural y biológica.

*

Podría interesarte:

Es definitivo, científicos comprueban que la homeopatía no sirve.

El país latinoamericano que está a 37 votos de aprobar el uso de la marihuana medicinal.

Tratamiento con realidad virtual ayuda a curar paraplejia.





ETIQUETAS: medicina antigua
REFERENCIAS:
Regina Mendoza Regina Mendoza

COMENTARIOS