PUBLICIDAD

MUNDO

Vladimir Putin es el político que más filosofía ha leído del mundo

‘Su guerra en Ucrania también es filosófica’. Diversos expertos admiten que Putin es uno de los líderes más preparados del mundo.

Cuando la guerra en Ucrania está a punto de llegar a seis meses desde su inicio, algunos intelectuales señalan que la intervención militar de Rusia no solo tiene un origen militar sino también filosófico. Para muchos especialistas en el tema, el país encabezado por Vladimir Putin sostiene desde hace varios años una lucha ideológica contra el Imperialismo representado principalmente por los Estados Unidos a nivel internacional.

Putin es un estudioso de la filosofía

Uno de los expertos en la materia, el filósofo surcoreano, Byung-Chul Han, opina que la invasión de Rusia en Ucrania se puede entender “como un problema filosófico”, ya que, a su juicio, en ese conflicto se están enfrentando los pensamientos conservador-imperialista y liberal. “Vladimir Putin es uno de los políticos que más filosofía ha leído”, ha señalado Han, tratando de explicar por qué Putin mantiene la operación militar en Ucrania después de tantos meses.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Desde la perspectiva de Byung-Chul Han, Vladimir Putin lleva años promocionando la filosofía conservadora de autores como Iwan Iljin entre los oficiales rusos para reforzar “la fuerza y la narrativa de la identidad rusa”. El filósofo surcoreano, quien ha definido a Putin como un conservador “que se cansó del liberalismo”, ha añadido que el líder ruso trata de “transmitir las ideas de estos filósofos” para construir su idea “de la Rusia del futuro”. Por ello, ha considerado que el conflicto puede leerse en términos filosóficos y de ideas, por lo que “seguir dando armas a Ucrania no va a solucionar el problema”, en su opinión.

La Doctrina Wolfowitz: ¿una lucha filosófica?

Desde el inicio de la guerra contra Ucrania, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, señaló que el objetivo de su intervención militar era impedir que el gobierno ucraniano siguiera alineado con Occidente, especialmente con los Estados Unidos. Para Putin, el deseo de Ucrania de entrar a la Unión Europea y a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) era un movimiento más de los Estados Unidos para debilitar a Rusia. Aunque parezca increíble, los Estados Unidos contemplaron desde hace mucho tiempo la posibilidad de un conflicto en Ucrania y se trazaron como meta evitar que la Federación Rusa recupere su estatus como potencia mundial. Eso explicaría parte del conflicto filosófico de Putin que ha sido detallado por diversos especialistas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La Doctrina Wolfowitz es el nombre que se le dio al plan de Defensa de Estados Unidos que tuvo su origen durante la década de los 90s. El documento fue creado por el subsecretario de la Defensa, Paul Wolfowitz. En un primer momento, el plan debía mantenerse en secreto, pero, en marzo de 1992, el New York Times filtró su polémico contenido desatando un escándalo a nivel nacional. La esencia de la Doctrina Wolfowitz afirma que Estados Unidos debe ser la única potencia del mundo. Por ello, cuando el New York Times publicó su contenido, el documento fue calificado como “imperialista” al establecer como lineamiento que los Estados Unidos debían impedir el crecimiento de cualquier país que aspirara a ser una potencia mundial; por ejemplo, Rusia tras la desintegración de la Unión Soviética.

Foto: Paul Wolfowitz / Office of the Secretary of Defense

Ante las críticas hacia la Doctrina Wolfowitz, el documento tuvo que ser reescrito por el secretario de Defensa, Dick Cheney, junto a Colin Powell, otro personaje muy controvertido en la historia de Estados Unidos (años después comandó la invasión de Irak). La nueva versión del documento se dio a conocer en abril de 1992.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿En qué consiste la Doctrina Wolfowitz?

La esencia de la Doctrina Wolfowitz es que Estados Unidos debe mantener su estatus como la única superpotencia mundial tras la desintegración de la Unión Soviética. Con el final de la Guerra Fría, y el aparente declive ruso, la política exterior estadounidense tendría que estar basada en ser la única potencia en el planeta. Cualquier amenaza de otro país a ese estatus, representaría una amenaza nacional. Por ello, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha denunciado ataques sistemáticos de Estados Unidos para que la Federación Rusa no pueda convertirse nuevamente en una potencia mundial.

“Nuestro primer objetivo es prevenir el resurgimiento de un nuevo rival, ya sea en el territorio de lo que fue la Unión Soviética o en cualquier parte del mundo, que represente una amenaza en el orden establecido. Debemos prevenir que cualquier país hostil domine una región cuyos recursos, al ser controlados, permitan que ese rival tenga poder global”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Además, la Doctrina Wolfowitz señala que Estados Unidos debe ser el único líder dentro del nuevo orden mundial (el principio de unilateralismo). “Estados Unidos debe mostrar un liderazgo que logre que el resto de países se convenza de que no pueden superarnos. Debemos desanimar a cualquier país que quiera retar nuestro liderazgo mundial para cambiar el orden establecido”. Un ejemplo de este principio sería el avance militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia el este de Europa. Su último paso para llegar a la frontera con Rusia es, justamente, Ucrania.

Putin y la Doctrina Wolfowitz

Uno de los principales objetivos de Vladimir Putin es recuperar la grandeza perdida por Rusia a partir de la desintegración y colapso de la Unión Soviética en 1991. Para el presidente de la Federación Rusa, ese momento histórico marcó un oscuro episodio al cual su país no puede volver. ¿Qué significa esto? Putin busca colocar a Rusia nuevamente como una potencia mundial. En el caso de Estados Unidos, este esfuerzo atenta claramente contra la Doctrina Wolfowitz.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dentro de la política exterior, de acuerdo a la Doctrina Wolfowitz, Estados Unidos está obligado a acabar con cualquier intento de coalición internacional (por ejemplo, Rusia con China). Además, en caso de ser necesario, Estados Unidos debe intervenir en cualquier territorio que sea necesario para prevenir la aparición de una nueva potencia mundial. “Aunque Estados Unidos no puede ser el policía del mundo, debemos retener la responsabilidad de seleccionar los escenarios que amenacen no solo nuestros intereses, sino los intereses de nuestros aliados y amigos. Debemos asumir la responsabilidad de corregirlos”.

Desde ese momento (1992), cuando Putin todavía estaba muy lejos de llegar a la presidencia de Rusia, Estados Unidos ya contemplaba que una reconstrucción de Rusia podría representar un grave riesgo para su liderazgo en el mundo. “Reconocemos que las fuerzas de los Estados que formaban la Unión Soviética tienen el mayor potencial militar en toda Eurasia (Europa-Asia). No podemos descartar los riesgos a la estabilidad de Europa en caso de que Rusia busque reincorporar estas nuevas repúblicas independientes como Ucrania, Bielorrusia y otras. Rusia se mantendrá como la fuerza militar más importante de Eurasia y la única potencia en el mundo con la capacidad de destruir a los Estados Unidos”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por primera vez en más de 30 años, desde la desintegración de la Unión Soviética, un país intenta establecerse como una potencia mundial al mismo nivel de los Estados Unidos. Por ello, durante la última década, Estados Unidos amplió su esfera de influencia hacia el este de Europa a través de la OTAN. Ante la amenaza estadounidense, sustentada en los principios de la Doctrina Wolfowitz, Vladimir Putin admitió que se quedó sin alternativas en Ucrania. La única opción, de acuerdo a la visión de Putin, fue declarar la guerra.

Foto de portada: EFE



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD