Humillación eterna, eso tendrá que aguantar el perdedor de la Copa Libertadores

Lau AlmarazViernes, 23 de noviembre de 2018 10:34

shares
mundo

La final de la Copa Libertadores dejará a un campeón, sí, pero el derrotado tendrá que aguantar la eterna humillación.


La realidad es que no hay marcha atrás. Sabemos que mañana, después de las cuatro de la tarde, tendremos un campeón, pero quizá sea el perdedor el que será más recordado porque vamos, perder una final histórica, puede marcarte de por vida. El eterno rival se convertirá en un verdugo que salga a matar, deportivamente hablando (no se nos vengan encima), porque la humillación que recibirá después de mañana, será épica.


La inédita Superfinal de la Copa Libertadores de América 2018, este sábado en el Monumental, comprende mucho más que la disputa de un título. River Plate y Boca Juniors, centenarios archienemigos del fútbol argentino, se jugarán el honor y el prestigio en el partido más importante de sus historias.


 1


58 ediciones después, un Superclásico argentino en la final

¿Te imaginas esperar tantos años para que este partido sucediera por fin? Es como los aficionados de Atlas que han esperado décadas para ver a su equipo campeón. Resulta que tuvieron que pasar 58 ediciones de la Copa Libertadores para que tanto River Plate como Boca Juniors, protagonistas de uno de los grandes clásicos del fútbol mundial, se encontraran en una final que tiene hablando al planeta entero desde hace dos semanas.


Desde Mourinho a Bielsa, de Simeone a Maradona. Nadie del mundo futbolero estuvo ajeno al éxtasis del superclásico, y al 2-2 con el que se selló en la Bombonera el primer duelo de la llamada "final del siglo" por los argentinos. Los "millonarios" se retiraron del templo boquense con una sonrisa inocultable, porque el plan de Marcelo Gallardo, impedido de ingresar al estadio por una sanción de la Conmebol, frustró la victoria de Boca, que siempre estuvo adelante en el marcador, y dejó abierto el panorama para resolver en el Monumental.


 2

El Monumental de River Plate está listo para recibir este histórico encuentro. (Foto: Minuto Uno)


El gran juego en el que NO están todos

Nadie quiere perderse este enfrentamiento, pero al reaccionar con la cabeza caliente, las bajas comenzaron a darse como soldados caídos en la guerra. Marcelo Gallardo y Guillermo Barros Schelotto saben que a la batalla del Monumental hay que acudir con los mejores soldados, pero dos de ellos se cayeron del crucial partido de vuelta en el primer cara a cara en la Bombonera.


El delantero "xeneize" Cristian Pavón se retiró a la media hora de juego afectado por una lesión muscular y el "millonario" colombiano Rafael Santos Borré causará baja en el ataque por acumulación de amarillas. El miércoles otra mala noticia golpeó al Muñeco: el experimentado ariete Ignacio Scocco, que se perfilaba para ser titular por Borré, sufrió una lesión muscular en el gemelo derecho durante una de las prácticas.


 3

Nacho Scocco es una de las bajas más importantes del conjunto millonario. (Foto: TN)


Boca por la séptima, River por la cuarta

Boca ha hecho de esta Copa una obsesión, pues persigue el séptimo título para igualar al también argentino Independiente como los máximos ganadores de la Libertadores, mientras que River, que ganó la última hace tres años, busca su cuarta corona.


"¡Son unos afortunados de estar en esta final!", aseguró el máximo ídolo en la historia de Boca, el exquisito '10' Juan Román Riquelme. "Los envidio, me hubiese encantado jugar este partido pero no queda otra que verlo como hincha. Ojalá que a Boca le vaya bien y que pueda ganar esta Copa", apuntó Riquelme, campeón de la Libertadores con el "xeneize" en 2000, 2001 y 2007.


Y es que el superclásico argentino hace parte de la galería de los grandes partidos del mundo entre históricos archienemigos, pero el bonaerense es inigualable por la pasión popular. "Si perdés no podés salir por tres meses de la casa. Es imposible dar la cara porque el resultado, sea cual sea, te marcará toda la vida", aseguró el campeón mundial albiceleste de 1978 Américo "el Tolo" Gallego, exjugador y exentrenador de River, con el que ganó como jugador la Libertadores de 1986.


El partido, previsto el sábado a las 14:00 horas, tiempo del Centro de México, en el Monumental -sin presencia de aficionados de Boca Juniors-, será dirigido por el árbitro uruguayo Andrés Cunha, asistido en las bandas por sus compatriotas Nicolás Tarán y Mauricio Espinoza. Gallardo, sancionado por la Conmebol, será reemplazado en la banca por su asistente Matías Biscay.


Con información de AFP.

ETIQUETAS: deportes
REFERENCIAS:
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS