Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

MUNDO

‘Teléfono negro’ y el secuestro de niños: una temática aterradoramente real

Por: Lau Almaraz 5 de julio de 2022

Lo puedes llamar también ‘el señor del costal’, ‘el coco’, al final, su objetivo es el mismo: privar de la libertad a los niños.

José Guadalupe Posada lo hizo excepcional con su grabado titulado ‘Los robachicos’, este personaje que, en palabras que la periodista María Luisa Santillán expresa en el portal Ciencia UNAM, “era utilizado para espantar a los niños con el fin de que obedecieran a sus padres”. Susana Sosenski, del Instituto de Investigaciones Históricas de la misma Máxima Casa de Estudios, refiere que aunque durante años esta figura fue reconocida por la sociedad mexicana y usada por padres y abuelos para causar temor en niños y niñas, fue provocando un proceso de exclusión social de la infancia en donde la calle no es segura para ellos.

La misma temática -o una muy, pero muy parecida- es reflejada en la cinta “Teléfono negro”, protagonizada por Ethan Hawke, quien personifica a The grabber (El raptor), una figura que en efecto, tiene como objetivo secuestrar a niños de una comunidad ubicada en Colorado, en la ciudad de Denver. Aunque se afirma que la historia no está basada en hechos reales, sino en un cuento homónimo escrito por Joe Hill, hijo de Stephen King, sí se enriquece con la experiencia del director Scott Derrickson al crecer en un contexto violento en Denver, en la década de los 70.

El secuestro de niños en Denver, Cororado, en los 70

A finales del siglo XX (el término ‘robachicos’ surgió en la época porfirista a principios de ese mismo siglo), una ola de violencia se desató en Colorado, lo que terminó inspirando a Derrickson a filmar esta película y quizá, lo que terminó de convencer a Ethan Hawke para aceptar por fin un papel de villano. “Hay una historia muy autobiográfica sobre crecer en la violenta década de 1970 en el medio oeste estadounidense. Es una historia que refleja los recuerdos de infancia de Scott y se mueve con una especie de precisión emocional”, relató para Bloody Disgusting, Joe Hill, en palabras retomadas por Esquire.

La experiencia que vivió Scott Derrickson narra el secuestro y posterior asesinato de la mamá de uno de sus amigos del barrio. “Su madre había sido secuestrada, abusada, asesinada, envuelta en un cable telefónico y arrojada al lago. Entonces, el asesino serial que simplemente podría capturarte de la nada fue un factor real para nosotros en el vecindario. Eso siempre estuvo en el aire”, dijo el director al New York Times. Los secuestros de niños, entonces, comenzaron a suceder en Estados Unidos.

Los rostros de los pequeños secuestrados, comenzaron a aparecer incluso hasta en los cartones de leche en aquellas épocas, pero tal y como sucede también en el filme, sus fichas de desaparición comenzaron a ser cada vez más cotidianas. La gente perdió la capacidad de asombro hasta que se dio a conocer el caso de Steven Stayner, un menor de 14 años que fue secuestrado por Kenneth Parnell en 1974. Durante siete años, el menor fue privado de la libertad hasta que Parnell encontró otra víctima: Timothy White, de cinco años. El secuestrador fue arrestado luego que una noche, al irse a trabajar, Steven tomó a Timothy para escapar de la casa en donde estaban secuestrados en Mendocino, California y denunciar todo a la policía.

El panorama de los secuestros de niños en Estados Unidos

Fue hace veinte años que se reveló un estudio financiado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en el que se informa que cada 90 segundos, un niño desaparecía en la unión americana. Con datos del año 1999, los cuales incluían reportes de desaparición y entrevistas con padres de niños desaparecidos (los secuestros también fueron contabilizados), se reveló que 797 mil 500 niños se habían reportado como desaparecidos en todo el país.

De acuerdo a la BBC, desde ese entonces, no se hizo otro estudio tan importante a nivel de niños secuestrados o desaparecidos, incluida la campaña de concientización lanzada por un canal local, en el que se pedía a los padres que tuvieran mayores precauciones con los infantes. Aunque la cifra de niños secuestrados en ese momento trascendió que fue de 115 menores (quienes sufrieron un rapto de un extraño, llevados al menos a 80 kilómetros de distancia), aunque no se reportó si regresaron con vida a casa.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: