PUBLICIDAD

MUNDO

‘No quiero que lo llamen monstruo’: papá del tirador de Texas rompe el silencio y pide perdón

El padre de Salvador Ramos pidió perdón por lo que hizo su hijo.

Tras los lamentables hechos ocurridos en la escuela primaria Robb Elemental en Uvalde, Texas, el padre del joven de 18 años que el martes pasado le arrebató la vida a 19 niños y dos profesoras, rompió el silencio y pidió perdón por lo que hizo su hijo.

En entrevista con The Daily Beast, Salvador Ramos, de 42 años, aseguró que nunca esperó que su hijo fuera capaz de hacer algo así. “Quiero que la gente sepa que lo siento. Siento lo que hizo mi hijo. Nunca esperé que hiciera algo así”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El señor Ramos contó que no tenía una relación cercana con su hijo desde hacía un mes, debido a que no trabajaba en Uvalde y a la pandemia de coronavirus. Comentó que la abuela de Salvador padecía cáncer y él no podía arriesgarse a contraer Covid-19 por ella. Pero para su hijo, las precauciones que tomaba su padre eran motivo de frustración y dejó de hablarle.

‘Nunca volveré a ver mi hijo’

Mencionó que se enteró del tiroteo hasta que su mamá le llamó para decirle lo que había pasado. Entonces, comenzó a llamar a las cárceles preguntando por su hijo. Sin embargo, más tarde se enteró que lo habían asesinado en el lugar, luego de que los agentes lo confrontaron tras haber cometido la masacre.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El hombre admitió que le dolía mucho saber que jamás volvería a ver a su hijo, pero reconoció que también las víctimas del tiroteo tampoco volverían a ver a sus seres queridos.

“Nunca veré a mi hijo de nuevo. Debió haberme matado a mí, sabes, en vez de hacer algo como lo que hizo a alguien”, comentó.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

‘Era una buena persona’

Al igual que su madre, el padre de Salvador insistió que su hijo era una “buena persona”. Aunque excompañeros de escuela y de trabajo han descrito a Ramos como agresivo, su padre señaló que el muchacho abandonó la escuela “porque le hacían bullying, por su manera de vestir. Era una persona silenciosa, que se guardaba todo para él mismo. No molestaba a nadie. La gente siempre lo molestaba a él”.

Finalmente, Salvador Ramos dijo que había accedido a hablar sobre la masacre en la primaria de Texas porque no quiere que sigan llamando monstruo a su hijo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“No quiero que lo llamen monstruo… no saben nada, hombre”, dijo “No saben nada por lo que estaba pasando”.

Recuerda que puedes seguir informado con nosotros a través de Telegram

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD