¿Qué pasará en un año con la lava del Kilauea en Hawai?

Cultura ColectivaLunes, 7 de mayo de 2018 18:21

shares
mundo que pasara con la lava en hawai

Ya van más de 160 temblores, dos muertos, 28 heridos e incontables pérdidas materiales, pero ¿qué vendrá después de la catástrofe?


Más de veinte casas, varios coches y distintas avenidas han sido consumidas por la lava del volcán Kilauea, en Hawai. Por las ocho grietas que se hicieron en las calles manan gases tóxicos y corre roca fundida que incendia todo a su paso.


Los geólogos y otros expertos comparan este desastre en la zona de Leilani Estates como el ocurrido en 1855, en el que la actividad de la explosión duró 88 días y cubrió 15 kilómetros cuadrados de terreno. No es menor el hecho y por ello las autoridades se declararon en estado de emergencia.



Desde 2013 la amenaza de esta explosión era latente, incluso en aquel momento se preguntaron si era posible detener la lava de un volcán en erupción y consideraron posibilidades desde el reflejo de otras latitudes, como los sicilianos con el Monte Etna, y como los residentes de Catania se auxiliaron con palas, picos y pieles de oveja mojadas para combatir el paso de la lava, según un relato histórico.


La hazaña suena disparatada hasta para el más intrépido pues ¿qué podría parar la magma a más de mil grados centígrados? A pesar de que parece batalla perdida, muchas cosas (que no incluyen pieles de borrego mojadas) se han intentado para ir contra la furia de los volcanes encendidos.


Bombardear los cráteres para facilitar el flujo de la roca fundida y evitar los violentos estallidos fue uno de los primeros experimentos, como en el caso del Mauna Loa. Los bombardeos fueron hechos a lo largo de los tubos de lava que se formaron cuando ya había lava fría y por ahí corría la lava caliente. Pero el remedio no funcionó como pensaron y tuvieron que esperar a que el volcán se aplacara por sí solo.


Luego se consideró la opción del agua y ahí, durante 1973 en la isla de Heimaey, en Islandia, los habitantes echaron agua helada por cinco meses a la lava ardiente que avanzaba con menos furia que en otros casos. Salvaron su puerto, pero aún así, la quinta parte del pueblo quedó destruida. Pero la solución también fue producto de la disposición del acto, había todos los elementos para intentar detener lo inevitable: agua helada y poca velocidad del fuego.



Las barreras también se han usado, el Monte Etna vio su aplicación en 1983 y hubo pequeñas victorias pero nada que la naturaleza deba considerar una batalla perdida. Menos si desde 2011 se sabe que lo más probable después de las erupciones es que el movimiento de la lava rocosa siga un curso lento pero constante por lo menos un año.


Por lo menos así lo reportó la revista Nature Communications, donde un grupo de científicos ingleses y chilenos probaron que eso pasó en el complejo volcánico chileno Cordón Caulle. «Las lavas avanzan, hay de diferentes tipos pero es común que se muevan».


Aún no se pueden predecir las direcciones de la lava ni a donde va a ir el flujo después de las explosiones, lo que sí se puede hacer ahora es saber cómo funcionan sus desaceleraciones y en qué momento los humanos pueden volver a convivir con el entorno conquistado por la lava.


En Hawai, los últimos dos días se han registrado más de 160 temblores debido a la actividad volcánica, la lava del volcán ha bajado unos 10 centímetros en su cráter desde el 23 de abril hasta antier, ya hubo dos muertos —por los temblores— y 28 heridos. Lo único que queda es esperar a que todo pase y alejarse un tiempo. Los hawaianos van a estar bien, aún en esta ruptura obligada con su tierra. Ya en un año tendrán que volver y considerar qué tanto y tan calientes se mueven las cosas.




Podría interesarte:

La solución al cambio climático está bajo tus pies

La pareja que se salvó de morir en los incendios más grandes de California gracias a una alberca

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS