Historia de un amor: prisionero se casa con mujer trans que conoció en la cárcel

Miguel FernándezMartes, 21 de septiembre de 2021 12:34

shares
mundo

En contra de todos los pronósticos, el destino ayudó a que Monae y Adriel lucharan por un amor que se dio tras las rejas.


Monae era una mujer trans que se encontraba encarcelada por el delito de robo. Desde los 16 años, Monae había comenzado a tomar sus reemplazos hormonales, pero, su cuerpo no respondía al tratamiento; por ello, cuando fue condenada, no tuvo la oportunidad de ir a una cárcel de mujeres. La ley en Pennsylvania establecía que debían ir a prisión las personas trans según su sexo al nacer, si no se habían realizado la cirugía. "En ese momento todavía no había una política para dar opciones a las mujeres trans que deseaban ser enviadas a una prisión para mujeres o una prisión para hombres, por lo que no tuve opción cuando fui sentenciada", dijo Monae. Aunque ella no lo sabía, su vida estaba a punto de cambiar.


Lee más: 'El verdadero feminismo incluye a mujeres trans', dice Zendaya


Una historia de amor

 

Lo que parecía una mala jugada del destino, provocó que Monae conociera a Adriel justamente en una cárcel para hombres. Monae tenía 29 años y la primera vez que vio a su pareja fue en un encuentro fortuito en la lavandería de la prisión. La atracción fue instantánea. Adriel había perdido su libertad condicional y, en su momento, fue acusado de estar involucrado en un asesinato de tercer grado.

 

A partir de ese momento, Monae y Adriel decidieron pasar tiempo juntos en la biblioteca o en el gimnasio de la cárcel. Cada oportunidad que tenían, la aprovechaban para demostrarse el amor que sentían por el otro. Ante las estrictas reglas de la prisión, cualquier resquicio era ideal para no separarse; lo anterior, a pesar de las críticas y la discriminación que sufrieron por parte del resto de los internos. Finalmente, en una cárcel para hombres, ese tipo de relación era el objetivo perfecto para las burlas de los demás. Monae y Adriel lucharon contra ello.


"Yo era un líder de pandillas, así que a mucha gente no le gustó que yo estuviera con Monae. A muchos de mis antiguos amigos que eran pandilleros no les gustó eso. A los oficiales de la cárcel no les gustó, a nadie le gustó, a nadie. Nadie tuvo realmente nada bueno que decir sobre mi relación. Los miembros de mi pandilla me atacaron dos veces, me apuñalaron y me metí en un montón de peleas. Las personas con las que crecí en el sistema penitenciario, personas que conocía desde la infancia, miembros de pandillas, no esperaban que comenzara a salir con una persona trans. No esperaban eso en lo absoluto", confesaba Adriel.


 1

Foto: Captura especial


Después de varias semanas de relación, Adriel le propuso matrimonio a Monae, pero, el gran problema era que ambos no saldrían al mismo tiempo de la cárcel. Por ello, Monae se comprometió a esperar a su pareja el tiempo que fuera necesario. “Creo que conocernos dentro de la cárcel fue la base perfecta para que nuestra relación sea exitosa. Vi a Monae en su peor momento y ella también me vio en mi punto más bajo. Cuando todo terminó, la vida nos dio la oportunidad de vernos en nuestro momento más feliz. Queríamos casarnos como reclusos en la prisión, pero, en ese momento no había una política para que nos pudiéramos casar como reclusos”, dijo Adriel. Uno de los dos debía estar en libertad.


El día de la boda

 

Monae fue la primera en salir de la cárcel y, durante el tiempo que espero a Adriel, aprovechó para someterse a las cirugías antes de su boda. Ya con Monae libre, ambos decidieron que el matrimonio se realizaría dentro de la prisión. La ceremonia fue muy pequeña y solo hubo dos acompañantes del lado de Monae, su madre y su padrino. Aunque fue un episodio muy emotivo, la realidad los golpeó, ya que Adriel debía seguir cumpliendo con su condena. Tuvieron que despedirse después de la boda.

 

“Para mí fue un día muy feliz y, al mismo tiempo, muy triste. Nosotros queríamos pasar el resto de nuestras vidas juntos, pero, eso no era posible. Teníamos que dejarnos por las circunstancias. Nuestros recuerdos estaban en prisión y no podíamos crear nuevas memorias en libertad”, dijo Monae. Meses más tarde, el sueño de ambos se cumplió cuando Adriel salió de la cárcel. “Es como si cada cosa fuera una primera vez para nosotros. Por fin llegó el momento de disfrutarnos libres. Podemos comenzar de nuevo”, dijo la flamante esposa.


Lee más: 'Nos asusta acompañar a gente con diversidad sexual', Papa Francisco


Recuerda que con nosotros puedes seguir informado en Telegram.

________________________________________________________________

Foto de portada: Captura especial

ETIQUETAS: lgbtq mundo
REFERENCIAS:
Miguel Fernández Miguel Fernández Editor News

COMENTARIOS