Padre usa redes sociales de su hija para castigarla, y se puso muy creativo

Gustavo PinedaMiércoles, 4 de diciembre de 2019 13:51

shares
mundo padreredessocialeshijacastigoconvierteestrellaviral

Un padre de familia de 43 años se apoderó de las redes sociales de su hija de 15 para publicar historias vergonzosas y castigar a la adolescente.


Un padre de familia se puso muy creativo al buscar una nueva manera de castigar a su hija adolescente tras apoderarse sus redes sociales en Texas, Estados Unidos. 


Al parecer, la disciplina no funcionó en ninguna de sus vertientes hasta que Larry Sumpter, de 43 años de edad, decidió quitar todas las redes sociales de su hija, Madelynn Sumpter, de 15 años de edad. 

Madelynn dejó entrar a otros chicos a una pijamada de niñas en su hogar, y cuando sus padres se enteraron ofrecieron dos opciones a su hija: un mes sin su teléfono o quince días sin celular, pero su papá tendría el control total de sus redes. 


La adolescente pensó que sería mejor estar menos tiempo sin su teléfono, así que aceptó la segunda opción, la cual fue un error del tamaño de una ballena. Larry se apoderó del Instagram, Snapchat y Tik Tok de su hija para burlarse, subir historias con su ropa y hasta invitó a varios de sus amigos a imitar a su pequeña, realizó sesiones de fotografías muy graciosas, entre otras cosas vergonzosas. 


Tras el quemón social, Madelynn prefirió quedarse un mes sin teléfono a cambio de que su padre detuviera las burlas, sin embargo, Larry respondió que ya era demasiado tarde.

_____________________________

* Fotografía de portada: Redes sociales.

padreredessocialeshijacastigoconvierteestrellaviral 1


Podría interesarte:

En este lugar está prohibido castigar a los niños con nalgadas

Padres pierden la custodia de sus hijos por humillarlos para YouTube

Tortura y asesinato: el castigo para un niño por un delito que no cometió

ETIQUETAS: redes sociales mundo
REFERENCIAS:
Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Periodista guerrerense, apasionado por las historias de derechos humanos.

COMENTARIOS