Editors' Choices
Política
Mundo
Videos
Qatar

MUNDO

Mujer piloto explota tras ser confundida con una azafata

Por: 7 de noviembre de 2022

‘No pueden creer que sea piloto’. Los guardias y pasajeros discriminan a la mujer en los aeropuertos en una indignante historia que se ha viralizado.

A pesar de que solo tiene 22 años, Sabrina Johnson tiene casi ocho años de experiencia el mundo de la aviación. No obstante, en un episodio que la hizo explotar, la mujer piloto fue confundida con una azafata. De acuerdo al testimonio de la piloto, varias veces en las que ella aparece en el aeropuerto, los oficiales de seguridad la confunden a pesar de que lleva su uniforme.

Por eso, la mujer piloto decidió compartir su sentir a través de un video de TikTok. “Es algo muy frustrante cuando no me reconocen. Lo peor es que es algo muy común. Los oficiales de seguridad en las puertas me ven y se preguntan si soy una azafata. Una vez alguien hasta me dio su equipaje. Yo pienso que o no reconocen mis insignias o simplemente no creen que una mujer pueda ser piloto”, fueron las palabras de Sabrina Johnson.

El video de TikTok ya tiene miles de reproducciones y varias azafatas le han expresado su apoyo porque, de acuerdo a las mujeres que trabajan en ese ámbito, simplemente no es posible que los guardias de seguridad no sepan reconocer la diferencia en los uniformes. “Lo indignante es que esto le pasa a casi todas las mujeres piloto, pero, yo tengo esta plataforma (TikTok) para compartirlo. Además, nadie me cree cuando les digo que soy una piloto con apenas 22 años. Tengo ocho años de experiencia de vuelo. Tuve padres que me apoyaron. Empecé a volar a los 14 años e hice mi primer vuelo en solitario en mi cumpleaños 16. Me convertí en piloto a nivel privado a los 17 años y fue increíble poder trasladar personas”.

Sabrina Johnson se graduó de la universidad a los 20 años con su título de instructora de vuelo y con una licencia privada para ser piloto de helicóptero. En el video, ella reconoce que nunca dejó de prepararse y que sacrificó prácticamente toda su vida social con tal de lograr su sueño. Por eso, no se explica cómo puede ser discriminada ante la incredulidad de las personas. “Ser llamada azafata no es un insulto. Se convierte en eso cuando lo usan para denigrar mi trabajo. Cuando ellos lo hacen, en realidad nos están insultando a ambos gremios”.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: